Seres impresionantes: Hormigas (familia Formicidae) I. Generalidades.

Pueden parecer bichejos anodinos, de lo más vulgar,  pero os aseguro que este conjunto de organismos es de los más fascinantes del reino animal. Son insectos del orden Hymenoptera (alas membranosas), al cual también pertenecen las avispas, las abejas y los abejorros entre otros y dentro de este orden, se agrupan en la familia Formicidae. Se cree que surgieron en torno a la mitad del Cretácico (justo antes del Jurásico), hace unos 120 millones de años, y desde entonces se han extendido y permanecido en todos los continentes excepto la Antártida.

 Además de un buen número de características propias de todos los insectos como:  tres pares de patas, exoesqueleto quitinoso, un par de antenas… también poseen características propias de la familia. La inmensa mayoría (siempre hay excepciones) tienen un par de antenas dobladas en ángulo recto, ojos compuestos y un par de fuertes mandíbulas. El primer segmento abdominal está fusionado al tórax y el segundo es muy estrecho, lo que provoca que los segmentos o tagmas en los que se divide el cuerpo sean algo distintos al resto de los insectos (cabeza, tórax y abdomen). Las hembras de algunas especies tienen el ovopositor modificado en un aguijón y glándulas secretoras de diversas sustancias, la más común es el ácido fórmico o metílico, extraído por John Ray, a partir de hormigas rojas (Formica rufa), de ahí  el nombre de fórmico.


5906202485_b8c5e14259_o (2)

 Fotografía macro de  Javier Torrent. Aquí su Flikr

Aunque son insectos alados (pterigotas) la mayoría de los individuos no desarrollan alas, están adaptadas a la locomoción terrestre y prácticamente sólo las hembras fértiles y los machos las poseen, así mantienen una alta capacidad de dispersión. Además existe un gran polimorfismo dentro de la misma especie, poseen castas morfológicas: obreras de distintos tamaños, soldados, reinas y machos fértiles… de esto hablaremos más profusamente en posteriores entradas.

Su reproducción se corresponde a la característica de los Himenópteros, partenogénesis de tipo haplopoliploide en la que los huevos de la reina fecundados (diploides)  producen hembras, los no fecundados (haploides) machos fértiles. Los producidos por las obreras de ciertas especies, sin fertilizar, dan lugar a machos fértiles o estériles, dependiendo de la especie. Existen otros tipos de reproducción, entre ellos la Telitoquia, en la que no se producen machos, todos los individuos son hembras. Son insectos holometábolos o endopterigotas, que significa que sufren una metamorfosis completa. Así, su desarrollo consta de cuatro fases: huevo, larva, pupa y adulto o imago. Las larvas son cidadas y alimentadas por las obreras jóvenes, después pasan a una forma intermedia, la pupa (crisálida o capullo en las mariposas) durante y dentro de la cual se produce la metamorfosis. Cuando el adulto está ya formado comienza su ‘vida laboral’ cuidando otras larvas y a la reina. Normalmente se reservan las tareas más peligrosas a los individuos mayores de manera que se reduzcan las posibilidades de que mueran los más jóvenes. Curioso ¿verdad?. pues aún no hemos más que empezado a descubrir los detalles de este extraordinario grupo de insectos.

Próximamente en sus pantallas: Hormigas segunda parte: Organización social. Chan chan chan chaaaaaaaaaaaan!

Sir Cremoso

Anuncios

Comenta like a Sir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s