Esclavitud moderna: el caso de Amazon

Amazon

Logotipo de Amazon

Si en el post Alienación tecnológica os presentaba una de las caras amargas de ir a la vanguardia digital, en éste, os introduzco en otra: la explotación laboral y la “canibalizacion” del mercado. Para ello, Sir Verdoso me ha puesto en la pista de un docu-reportaje de la televisión pública alemana que ha suscitado una gran polémica dentro de las fronteras teutonas, y que aquí, por desgracia, no ha tenido la suficiente repercusión mediática. Antes que nada, de que vuestra indignación vaya in crescendo y tengáis ganas de partir caras o de batiros en noble duelo (que para algo sois sires), os voy a poner en antecedentes.

¿Qué es Amazon? ¿Quién es su fundador? ¿Cómo ha sido su evolución en el tiempo?

Pues bien, Amazon es una plataforma de e-commerce puesta en marcha en 1994 por Jeff Bezos, nacido en Albuquerque, Nuevo México, allá por los años 60. En sus inicios, la multinacional se dedicaba exclusivamente a la venta online de libros, pero, en la actualidad, ha ampliado su oferta a todo tipo de productos. Su fundador, al igual que el fallecido Steve Jobs, es considerado por muchos un visionario de las nuevas tecnologías: el creador de un paradigma empresarial en ese mundo sin fronteras que es la nube. Un modelo de negocio a emular, dado los ingentes beneficios que genera y que terminan, como de costumbre, en manos de muy pocos: la revista Forbes estima en 25.200 millones de dólares la fortuna de Bezos, quien ocupa el puesto número 19 en la lista de los hombres más ricos del planeta. Poco o nada importan los medios que ha utilizado el empresario estadounidense para acumular esa riqueza, que se pase por los <<mismísimos>> la seguridad laboral de los trabajadores (si no de todos, desde luego de una parte muy considerable de los que conforman su plantilla) o que busque todos los  agujeros posibles para evadir impuestos al fisco. Precisamente por este último motivo se inició una campaña en el Reino Unido que ha sido suscrita por 174.534 personas en el momento que escribo esta entrada. En ella, Frances y Keith Smith, libreros desde hace años, hacían un llamamiento para presionar a Amazon a que pague los impuestos que le corresponden y adjuntaban el reporte de la comisión parlamentaria británica que advertía sobre las irregularidades del gigantesco almacén en cuestión tributaria.

Evasión fiscal y “canibalización” del mercado

El periodista español Pascual Serrano explica en su sitio web personal que la memoria oficial de Amazon para el año 2012 registra una recaudación en el Reino Unido de 5.000 millones de euros y el pago en concepto de impuestos de tan solo 2,8 millones. <<Además, había recibido 4 millones de euros en subvenciones del Gobierno británico.>>, señala Serrano. En España la situación tiene los mismos visos. Según el diario digital La Marea, Amazon Spain Fulfillment SL, filial española ubicada en San Fernando de Henares, declaró para 2011 unas ventas totales de 314.417 euros y obtuvo un beneficio neto de 693,86 euros tras abonar 551,79 euros en concepto de impuestos de sociedades. El Economista afirmaba el pasado mes que la Agencia Tributaria está investigando cuál es la verdadera dimensión de los negocios de la empresa en España. ¿Cómo consigue defraudar al erario público tanto dinero en tantos países? A través de un entramado societario con sede matriz en Luxemburgo que le permite facturar sus ventas en el pequeño ducado, eludiendo tasas fiscales mayores en los países de los que obtiene sus ganancias. Además, la empresa ha sido acusada de competencia desleal por el gremio librero en países como Francia, Reino Unido y ahora también España, ya que la multinacional vulnera el estipulado como precio único para los  libros; a la multinacional no le importa tener pérdidas en determinados libros/mercancías ya que es su forma de fidelizar nuevos compradores, menoscabando la red local de librerías, que por otra parte, y al contrario que Amazon, carecen de subterfugios para evadir capital.

Explotación laboral

Respecto a la explotación laboral, solo diré que pinchéis en el vídeo.

<<[…] desgraciadamente, los consumidores buscan muy a menudo “un buen precio” antes que pensar en los trabajadores>> 

Jean-Baptiste Malet

 

Sir Rojosa & Sir Verdoso

Anuncios

2 comentarios sobre “Esclavitud moderna: el caso de Amazon

Comenta like a Sir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s