Paprika de Satoshi Kon. Cine like a puto Sir

El tema de la conciencia colectiva no es nada nuevo, ya lo trataba John Donne hace varios siglos; tampoco es nueva la cuestión acerca del límite entre lo real y lo onírico, que se lo pregunten a Calderón de la Barca, o si preferís también se lo podéis preguntar a los Wachowski.

Paprika

Pero la comparación más cercana y más obvia de Paprika es con Inception, que es una peli muy buena en lo que es, pero que no hace más que el amago de rascar con la puntita de la uña el maravilloso mundo de la metafísica. Aún así la mayor crítica que siempre le he hecho a Inception es que vamos a ver, doblar una ciudad por la mitad y convertir el suelo en techo funciona de puta madre y es un efecto visual impecable, pero joder, si la premisa de la peli es que el escenario es un sueño que está dentro de otro sueño que está dentro de otro, y además el presupuesto es enorme, ¿por qué no aprovechar y mear fuera del tiesto? ¿Que ponemos un pez luchador de siam nadando por el aire en medio de un bar? Aaaaah, ya sabes, ¡es un sueño!

Efectivamente, Paprika sobresale en todo lo que se queda corta Inception. Además de lo que he comentado antes y de la barra libre audiovisual, trata temas como la codicia, la madurez y sobre todo la autoaceptación de manera brillante y casi poética.

Así que ya sabéis, si os gusta el anime y no os importa acabar de ver una peli la y preguntaros ¿pero qué coño? Paprika es vuestra opción.

Sir Sepioso

Anuncios

Comenta like a Sir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s