100 años de la Revolución Verde

Nuestro amigo Sir Filibuster nos ha mandado una noticia que, por lo menos a mí, se me había escapado. El pasado 25 de marzo se cumplieron 100 años del nacimiento de un personaje cuyo nombre, Norman Borlaug seguramente no te diga mucho. Ahora bien, si te digo que este hombre está íntimamente ligado con la revolución verde, es posible que la cosa cambie.

Norman Borlaug fue un ingeniero agrónomo (o biólogo), eso según la fuente, padre de la agricultura moderna y de la revolución verde, término con el que se conoce a una revolución en el mundo agrícola ocurrida entre los años 1940 y 1970. Gracias a ello, el rendimiento del suelo se triplicó en unas pocas décadas tal y como vemos en el gráfico extraído de la web Politikon.

Captura-de-pantalla-2014-03-25-a-las-22.12.08

Pero para conseguir esto hay que pagar peaje, esto es, usar técnicas agrícolas que en muchos casos no son positivas para el medio o incluso en algunos casos pueden perjudicar la salud. Dentro de esas técnicas nos encontramos con el monocultivo, el uso de plaguicidas, fertilizantes y agua a tope con la cope. Junto a esto, también se comenzaron a utilizar variedades mejoradas de maíz, trigo y otros granos, lo cual está chachi. Para esto Norman en colaboración de organizaciones agrícolas internacionales, se dedicó a realizar cruces selectivos de plantas de maíz, arroz y trigo en países en vías de desarrollo.

Lo que movía a Sir Borlaug era una idea muy solidaria  y comprometida. Estaba muy preocupado por la baja producción agrícola y su objetivo era aumentar la productividad del suelo para erradicar el hambre y la desnutrición en los países más desfavorecidos. Contaba con el apoyo de organizaciones agrícolas internacionales, como ya hemos citado, y con fundaciones tan importantes como la Rockefeller. De este modo gracias a una gran idea y al apoyo necesario Norman Borlaug consiguió su objetivo, aumentar la productividad mundial de alimentos ayudando así a combatir el hambre en el mundo. Por tal motivo fue homenajeado con el Premio Nobel de la Paz en 1970 y con el Padma Vibhusha, el segundo mayor honor civil de la India.

Si queréis saber más sobre la Revolución Verde os recomiendo que os leáis este tochazo de la FAO: Enseñanzas de la revolución verde. Pero tú que nos lees todos los días, al menos una vez a la semana o puede que una vez al mes, eres un Sir y no tienes porque leer un articulaco tan largo, así que aquí va un resumen.

Para empezar es interesante saber las consecuencias que la revolución verde ha tenido en la sociedad:

Puede que los mayores beneficiarios de la revolución verde hayan sido los consumidores. Los precios reales de los alimentos en Asia y a decir en todo el mundo, han disminuido constantemente durante los últimos 30 años como consecuencia de la aplicación de tecnologías que aumentan el rendimiento y reducen el costo, cuyos componentes son semillas mejoradas, fertilizantes y métodos de lucha contra las malas hierbas.

Seguramente el trabajo de Sir Norman tendría todavía una mayor repercusión si no fuese por este hecho:

Las fuerzas generales del mercado y las intervenciones gubernamentales en éste cuentan más que los avances tecnológicos.

Creo que la revolución verde nos dejó cosas muy buenas y muy útiles, pero hay que tener en cuenta que muchas de sus técnicas no están al alcance de todos. Además no considero que sea un sistema sostenible. Con todo esto creo que esta revolución ha asentado unas bases para el aumento de la producción agrícola sin precedentes y gracias a los nuevos conocimientos y la creciente preocupación por el medio ambiente se están puliendo algunos puntos como por ejemplo:

  • Una mayor educación, más información. Los agricultores deben conocer y entender el por qué de las acciones que llevan a cabo con el objetivo de obtener explotaciones agrícolas más productivas.

Durante la revolución verde se observó que la falta de conocimientos técnicos de los agricultores, había constituido una cortapisa para la adopción de sistemas de explotación agrícola más productivos.

  • Hoy en día somos conscientes de que un monocultivo, es decir, una extensión enorme de la misma planta, trae muchos problemas

Los monocultivos genéticamente homogéneos de la revolución verde aumentaron el peligro de ataques masivos de platas y enfermedades en el arroz y en el maíz, lo que, a su vez indujo la aplicación a gran escala de los plaguicidas clásicos… la lucha biológica, está sustituyendo a la aplicación masiva de productos agroquímicos…

  • El desarrollo de nuevas plantas más productivas o más resistentes es una gran idea, pero es necesario ser conscientes de que al igual que las plantas, los insectos malotes y patógenos se adaptan. Esto nos conduce a la necesidad de los bancos de germoplasma (banco de semillas) al que podremos recurrir en caso de surgir problemas en las nuevas variedades

Mantenimiento de abundantes reservas genéticas de los cultivos importantes

Maize seed samples, CIMMYT germplasm bank

  • Por último destacar la importancia del agua y el suelo. Es vital llevar a cabo una gestión acertada en ambos. Cada vez somos más gente en el mundo, más bocas, más superficie urbanizada, menos suelo para cultivar, de modo que debemos ser inteligentes y emplear nuestros recursos de una forma lo más acertada posible.

Nada más Sires. Espero que os haya de servido de algo este peñazo y que por lo menos ahora os suene un poco más el concepto revolución verde y el nombre de Sir Nolan Borlaug.

Sir Verdoso

Anuncios

Comenta like a Sir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s