Música “clásica” para Sires: La música “clásica”

Esperabais, como casi siempre, un grupo de música actual e innovador, pero hoy me dirijo a vosotros con otro objetivo totalmente distinto. Crear debate. Así como mis compañeros Sires se esfuerzan en crear entradas con un nivel cultural y educativo altísimo a la par que accesible, de vez en cuando que lo intente yo tampoco sobra, ¿non si?

Pues lo que os vengo a contar es la incorporación al lenguaje del adjetivo “clásica” para englobar un tipo de música, y… bueno, es bastante desacertado.

¿A qué solemos llamar cotidianamente música clásica? Los hiperconocidos Mozart, Beethoven, Vivaldi, Bach, incluso Ravel, o ¡Manuel de Falla! Todos están en nuestro saco de música clásica, o en la estantería de CDs y cassettes especial para ellos, quizás hasta desordenados, a no ser que tengáis una de esas colecciones por fascículos de Von Karajan con los discos con numeritos, y vuestro trastorno obsesivo-compulsivo os impida alterar su orden y disposición. ¿Me equivoco? (Ojo, cuidao, sé que hay Sires que saben de lo que hablo, sólo es una generalidad).

Pues bien, comúnmente designamos como música clásica a música orquestada, o hecha con instrumentos que llevan entre nosotros siglos, a unos arreglos que suenan a “viejuno”, a un director con frac haciendo aspavientos delante de un grupo de muchos señores cada uno con su instrumento, ocasionalmente acompañados por una cantante que podría romper toda la cristalería de una tienda con un AAAAAAA, o una coral impresionante o… (piense un poquito en lo que para usted es música clásica y ponga en este espacio su definición).

orquesta

PERO, vámonos a finales del siglo XVII, a Venecia. Nos paramos en la plaza del pueblo, y preguntemos por Antonio, el hijo del señor Vivaldi. Como lo decimos en castellano, una señora que está barriendo un portal nos dice “Non capisco niente”, o como quiera que se escriba en italiano, así que volvemos a intentarlo con un itañol improvisado. Ahora sí que sí: todo recto y la segunda a la derecha, pasando el puente.

Llamamos al timbre, “¿está Antonio? que se ponga”, decimos. Ahí nos viene el tipo, bien arregladito y aseado, un poco estirado, es nuestra primera impresión, y nos dice… “A ver… ¿Qué colloni queréis?”. Le contestamos, todos galantes: “Su música clásica es la que más nos gusta en el mundo mundial!”, en un intento de hacer un halago a tamaño personaje. Él, callado, sólo acierta a pronunciar… “Esperadme aquí”, y se va…

…y esperamos…

Al cabo de cinco minutos se abre la puerta, y vuelve a aparecer, con la vena de la frente hinchada, remangado, con un bate de béisbol del siglo XVII en la mano, y nos arrea en la testa con todas sus fuerzas, al grito de… “¡¡LA MÚSICA CLÁSICA NO EXISTE, HIJOS DE PERRA!!”. Menos mal que el susodicho Vivaldi tiene brazos de niña, y sólo nos hace un poquito de daño, pero si os encontráis con Salieri, ¡SALID CORRIENDO!

¿Qué ha pasado? Os lo digo: ¿verdad que no es lo mismo un Rembrandt y un Picasso? ¿Les llamamos Pintura Clásica a ambos? ¡NOPE! No hay ese saco en pintura o escultura u otro tipo de artes… ¡pues en música tampoco, Sires!

Vivaldi (1678-1741) pertenece enteramente al período de música conocido como el Barroco (con sus evoluciones, claro), siendo uno de sus máximos representantes. Los períodos musicales no coinciden exactamente con los pictóricos, pero meh, more or less. El caso es que el período clásico, viene justo después de su época, segunda mitad del siglo XVIII y principios del XIX. En realidad, el período de la música clásica es coincidente con el Neoclásico en pintura (Dato: Mozart vivió entre 1756 y 1791), con todas esas referencias a mundos antiguos y demás parafernalias, pero ya lo iré desgranando.

Por concluir, y por dar una definición, aunque no estoy completamente convencido de la misma, a toda la música comprendida entre 1600 y 1910, se le puede conocer como “Período de la práctica común”, ergo, eso sería, con matices, nuestro adjetivo “Clásica”. Como en todas las artes, nada te impide ahora coger tu libreta de pentagramas y hacer una obra barroca, lo mismo que coger un lienzo y pintar trazos cubistas.

[bd_table]

Período Años
Barroco 1600 – 1750
Clásico 1750 – 1820
Romántico 1820 – 1910
Barroco 1875 – 1925

[/bd_table]

Sin embargo, porque no soy un pedante melómano, y al igual que si hablamos de música jevi podemos estar hablando de miles de estilos, y dado que el lenguaje es un medio de comunicación, en el momento en que al hablar de música “clásica” dos interlocutores se entiendan, acepto el vocablo con una única pega, la frase que más de una vez se ha pronunciado en este planeta, “a mí la música clásica me parece un rollo”. En ese caso, coge tu iLoquesea y bájate música barroca, neoclásica, renacentista y lo que quieras, y dedícale algo más de tiempo a lo que las une y diferencia. O vete a tu casa y escucha la BSO de La Guerra de las Galaxias, que los niños de dentro de un par de siglos dirán que es música clásica.

Sir Negroso

 P.D.: Puede que en alguna referencia haya metido la pata, pero quedaos con la idea, que algún día entraré en más detalles.

Anuncios

Comenta like a Sir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s