Los Asesinos del Emperador

¡Menudo libraco que me acabo de cascar! No es que me haya gustado, es que me ha enseñado, me ha entretenido y tengo que decir que Los Asesinos del Emperador es uno de esos libros con los que disfrutas leyendo y con los que pocas veces te encuentras. Muy grande su autor, Santiago Posteguillo consiguiendo enganchar al lector desde un primer momento al mismo tiempo que culturizándolo.

Los Asesinos del Emperador nos sitúa en una Roma en la que se cuecen habas por doquier. Se centra en la dinastía Flavia, desde Vespasiano hasta Dominiciano, pasando por Tito. Al mismo tiempo nos cuenta la vida de Trajano y su ascenso al poder hasta convertirse en emperador de una Roma que necesita, con urgencia, alguien capaz de enderezarla y controlar las cada vez más convulsas fronteras. El libro tiene intriga, pasión, historia, complots, lujuria y batallas, yo no le puedo pedir más a un libro.

Hasta me ha gustado la nota histórica al final, la cual empieza del siguiente modo: “Los asesinos del emperador es una novela histórica y en consecuencia, contiene una parte de ficción. No obstante, y al contrario de lo que se pudiera pensar inicialmente, hay mucha menos ficción de lo esperable”. Con esto nos deja claro que no solamente se trata de un culebrón y al igual que pasaba con la serie Roma,  nos ayuda a comprender un poco la interesante y complicada sociedad romana y todos sus tejemenejes (gran palabra, tejemenejes). Joé es que hasta en la nota histórica nos explica un posible origen del significado que actualmente le damos al número 666, pero no te lo voy a contar, mejor te lees el libro pillín.

Un 10 a Sir Santiago Posteguillo, sobre todo porque el tema no se queda aquí, porque sorpresa sorpresa, esto es parte de una trilogía cuya segunda obra, Circo Máximo está ya publicada y el libro que cerrará la serie está en fase de creación. Además Santiago ha escrito otra trilogía sobre Escipión que no me pienso perder. Ya os iré contando si merece la pena o no, pero por ahora me he embarcado en otra aventura que pronto saldrá en las grandes pantallas, así podré rajar de la película más a gusto diciendo que libro está mucho mejor como buen aprendiz de cultureta.

Por cierto, muy recomendable la búsqueda de imágenes en Pinterest, sin ir más lejos al buscar algo sobre Trajano me he encontrado con alguna que otra joya digna de ver. Bendito internete…

Sir Verdoso

Anuncios

100 Bullets

Cuando era pequeño los cómics era algo no aceptado por los mayores, una pérdida de tiempo y algo que solamente los vagos leíamos. Yo era de Mortadelo y Filemón y de Superlópez ¡qué grandes tiempos! Gracias a los cómics, por mucho que digan los adultos, pudimos disfrutar de series como Son Goku o Ranma 1⁄2 entre otras ¡qué gran confusión con Ranma en nuestros jóvenes cerebros! estaba buena, pero es que también era un tío ¿me la pillaría? mmm. En fin que hoy te quiero recomendar un cómic un tanto alejado del manga cuyo título, 100 Bullets, ya nos deja entrever que algo molón se va a cocer.

Este “libro ilustrado” lo conocí gracias al propietario de la tienda de cómics cercana a mi casa. Hace un año estaba buscando una nueva colección para leer mientras estaba en el trono y es que amigo mío un Sir acompaña esos mágicos momentos del día con una lectura digna de esa plácida estancia con Roca. Cuando entré en la tienda y vi a ese veterano de guerra trabajando sabía que me iba a recomendar una joya más que digna. Sin dudarlo un instante me recomendó 100 Bullets y joder que razón tenía.

La trama del cómic parece sencilla, un señor de traje se acerca a ti, te conoce, sabe tu nombre y datos de tu vida. Tú, sin embargo no has visto al energúmeno en tu vida. Te ofrece un maletín, pero tranquilo, no es una bomba. Lo abre en tus narices y puedes ver una pipa y lo que él te dice que son 100 balas que no se pueden rastrear. En el momento en el que la poli descubre la munición, el caso se cierra y punto pelota. El maletín contiene además información que te puede aclarar un poco tu objetivo, porque después de leer el informe, te aseguro que querrás usar algunas de esas balas y no precisamente contra unas latas.

Esta es básicamente la trama en la que se sustenta la historia, si bien es cierto que la cosa se complicará con el paso de las páginas pero con un desenlace de los que no te dejan con ese mal sabor de boca que diferencia las grandes obras de los churros de feria.

Sir Verdoso

Siddhartha

Sir Teloti me recomendó Siddhartha en una despedida de soltero, al segundo me olvidé del libro, pero recordé la conversación y él me refrescó la memoria una vez que cesó el torbellino de alcohol. Ciertamente es un libro diferente, no te esperes acción y ni tampoco un culebrón, en la obra parece que no sucede mucho, pero al mismo tiempo pasa toda una vida.

El amigo Hermann Hesse parece que estuvo muy metido en el tema de la filosofía hindú, hasta tal punto que la segunda parte del libro le llevó tanto tiempo escribirla porque llegó a vivir como un recluso (o prácticamente) para poder empaparse de lleno de escrituras hinduístas y budistas. Por todo ello creo que la obra tiene un mérito especial, de hecho cuando comencé a leerla llegué a pensar que el autor tenía que ser necesariamente oriental y cuando me informé y vi que era alemán flipé en colorines colega.

Creo que es una alegoría con muchas interpretaciones, seguramente mucha gente tendrá sus súper teorías complicadísimas y muy bien reflexionadas. Desde mi punto de vista Siddhartha encuentra lo que está buscando tras vivir múltiples experiencias en la vida, se da cuenta de que no te puedes fiar de los demás y que cuidadín de quien aprendes las cosas. Nos muestra que el dinero y las posesiones materiales son lo de menos y finalmente encuentra lo que busca cuando deja de buscarlo. Encuentra a un buen amigo, una profesión sencilla y un bonito lugar para pasar sus días concluyendo que todos somos iguales, que estamos conectados entre nosotros.

Un libro diferente que nos acercará al ascetismo, al budismo y a formas de vida y pensamiento a las cuales no estamos muy acostumbrados pero de las que tenemos mucho que aprender.

Sir Verdoso

El abuelo que saltó por la ventana y se largó

Aunque no lo parezca, El abuelo que saltó por la ventana y se largó es el título de un libro que ciertamente es tan bueno y divertido como el propio nombre nos hace prever. Es una obra escrita por el sueco Jonas Jonasson, mi tercera incursión en la literatura sueca y la verdad es que ha roto con el molde sobre todo por los personajes que componen esta historia y en especial por su protagonista, el abuelo Allan.

Tengo que reconocer que tenía este libro en la reserva, pero no me decidía a leerlo. En su día me hice con él porque fue un gran éxito de ventas y su título me llamó la atención, pero después tenía esa sensación de que lo que tenía entre manos iba a ser un truñaco de los buenos, mítico libro que te pillas por el título o su portada llamativa. Ahí se había quedado hasta que Sir Goncha me dijo que se lo habían recomendado y que posiblemente merecía la pena darle una oportunidad y como buen Sir, no se equivocaba.

El libro nos cuenta la historia de un hombre de 100 años que sencillamente decide saltar por la ventana y pirarse de la residencia en la que estaba confinado (sobre todo porque no le dejaban beber aguardiente), así de simple. Los capítulos se alternan en presente y pasado, siendo desde mi punto de vista mucho mejores los del pasado, en los que nos cuentan la interesantísima vida del viejo en la que se mezcla historia con ficción. Esto se debe a que Jonasson tuvo la brillante idea de crear un personaje experto en explosivos, así una cosa lleva a la otra y se ve metido en la Guerra Civil española, defendiendo primeramente a los republicanos para después  cambiar de bando, ayudó a los yankies y después a los rusos a fabricar bomba atómica, lidió con Stalin, Truman, Nixon, Mao o Kim Jong-il entre otros e incluso estuvo implicadísimo en el  gran incendio Vladivostok junto con el hermano secreto y no muy listo de Albert Einstein. La verdad es que valen la pena las 416 páginas del libro aunque sea solamente por conocer a una persona tan entrañable como lo es el viejuno  y refrescar un poco la historia mundial contemporánea a través de una lectura sencilla y muy simpática.

Sir Verdoso

Superviviente

No te voy a hablar de cómo hemos sobrevivido a una despedida, una preboda y una boda en una semana. Tampoco te voy a contar como hemos sobrevivido a un viaje brutal por Alaska y Yukón porque para eso tendrás que esperar una semanita que Emigrando a Canadá vuelve con fuerza (como me mola forzar la maquinaria lover y meter publicidad por doquier). De lo que voy a hablar hoy es de un libro fantástico, original y un poco hardcore con el que además podrás aprender muchas cosas útiles en tu día a día como por ejemplo, cómo quitar la sangre que se queda bajo las uñas después de partirle la cara a uno de los muchos retrasados hijosdelagranputa sueltos por la geografía mundial planetaria.

Sir Palahniuk es el autor de la obra Superviviente, que por cierto es un notas muy apreciado entre los Sires. Una noche charlando con Sepioso me dijo que se había leído un libro suyo que cuidadito con el librito. Solamente comentarte que me empezó a contar una historia de onanismo, pitos, velas y cera que no me gustó nada, pero me hizo bastante gracia. En resumidas cuentas, que Sir Pahlaniuk es un tío muy majo y por eso mismo ésta es la segunda entrada que le dedico a una de sus obras, puesto que la primera fue para hablar de su gran éxito  El Club de la Lucha. Algún día espero poder escribir un libro El Club de la Ducha, en el cual mandaré a todo cabrón que se cruce en mi camino a una limpieza de conciencia a través de una reflexión en la ducha de ácido, fin fam fum fshhhhhh, sano, ese cuerpo, tener potencia, ser feliz, quererte tú mismo a quererte tu mucho porque quieres también al que tienes a tu lado y todo sale de verdad de deporte.

El libro empieza con un notas en un avión cayendo en picado y hablando con la caja negra para contarnos su vida. No te cuento más que ya sabes que no me mola esa movida de los spoilers y todos esos destripadores de series, películas y ese rollo los cuales están en la lista para entrar en mi Club de la Ducha. Un libro cortito, muy interesante y con una escritura muy del estilo de Palahniuk, llena de idas de olla, de verdades como puños y sin mariconadas. Un libro no apto para los más sensibleros y perfecto para gentuza como un servidor.

Sir Verdoso

Anna Karenina

Si un Sir como Gelabale te recomienda que leas un libro de Sir Tolstoi el resultado no puede ser otro que galáctico-estelar. Reconozco que debido a mi encefalograma plano y mi falta de interés por un sinfín de temas, en ocasiones soy crítico con alguna literatura que se me escapa de las manos o que me importa un cagao. De este modo no podría clasificar a Anna Karenina como literatura predilecta, pero sí puedo decir que me ha parecido un libro brutal.

Mi primer contacto con Sir Tolstoi fue con Resurrección. Gran error debido a mi juventud y estupidez que me hicieron  mandar a la mierda a los escritores rusos, hasta que años después se produjo el reencuentro con Guerra y Paz y finalmente el enamoramiento y gran apreciación por este genio con este pedazo libro.

No hay ostias, tiros, sangre o folleteo, bueno, folleteo es cierto que no hay pero sí hay mucha técnica de filtreo de los señoritos rusos. En fin, que el libro es una crítica a la aristocracia rusa de la época, al sistema de explotación agrario y sobre todo un análisis psicológico de los personajes que deja a uno de piedra.

El libro no es una biografía, pero es cierto que el personaje principal está inspirado en el propio Tolstoi a través del cual refleja muchas de sus preocupaciones y comidas de olla. Sobre todo en la última parte del libro, la octava (efectivamente Sires, es un buen tochamen de ocho partes) en la cual las ralladuras llegan al culmen.

En fin, que si queréis saber más del libro en internete hay mucha información, yo solamente escribo esto para que os leáis esta obra de arte. Si bien es cierto que os recomiendo haber llegado, como mínimo a la adolescencia cerebral.

Sir Verdoso

La vereda, porque hay que tirarse al monte

Ya sabéis que esto de que los sires tengamos estudios, trabajos, préstamos y demás parafernalia primermundista es totalmente circunstancial. También es totalmente circunstancial que estemos dispersos por la geografía patria y no tan patria, que Sir Verdoso vive muy lejos, porque en el largo plazo nuestros caminos convergen hacia… otra cosa.

No es la primera vez que hablamos de tirarnos al monte, solicitar una concesión de cualquier pueblo abandonado en los confines de nuestra terriña, que hay muchos, y dedicarnos a la vida campestre viviendo de lo que mamá tierra tenga a bien en compartir con nosotros. Ya estamos tenemos planificado incluso el reparto de tareas, porque los estudios sirven para eso, para que cada uno pueda llamarse “experto en [insertar título]”.

Y cuando lo hagamos, será algo parecido a esto lo que llamemos hogar:

La Vereda

Hay un pueblo perdido en medio de la nada de Guadalajara, al que se llega a través de una pista de tierra de 10 km. En todoterreno imagino que se tardará un tiempo razonable en recorrerlos, pero en un Polo normal y corriente se tarda una buena horita. Sí, es un sitio remoto, y lo es porque estuvo abandonado durante mucho tiempo. El pueblo se llama “La vereda” y aquí podéis saber más sobre quién lo lleva y cómo, y desde cuándo un grupo de gente decidió que era una lástima que un sitio tan bonito estuviese echado a perder y que estaría bien dedicarse a reformarlo para convertirlo de nuevo en habitable.

Hay más fotos, y las he dejado en el comensal

Sir Sepioso

Las intermitencias de la muerte

No he leído libro del amigo Saramago que me haya defraudado, Las intermitencias de la muerte sigue los pasos de Ensayo sobre la cegera y Ensayo sobre la lucidez, en sus primeras páginas se describen situaciones descabelladas, muy creativas y que a su vez enganchan, ya sea por la forma de escribir de Saramago, ya sea porque son circunstancias tan creativas como entretenidas, Las intermitencias de la muerte describe lo que sucedería en caso de que la muerte se tomase un descanso, lo cual a priori parece maravilloso, la mortalidad es lo que añora la raza humana desde tiempos inmemoriales, pero ¿qué pasaría con nuestro modelo social? ¿podría soportar el sistema tantas pensiones y tanta gente incapacitada en los hospitales? El negocio de las funerarias y de la iglesia se vería seriamente afectado y son dos negocios muy poderosos en nuestro país, sobre todo el segundo, Una vez descrita esta situación con detalle, Saramago nos lleva a un plano personal, nos presenta a la muerte, su forma de vida y sus problemas con un final realmente inesperado, En líneas generales, muy entretenida, te hace ver la muerte, esa gran temida, como algo natural e incluso necesaria para que nuestra sociedad no se vaya al garete, Además la materializa  en un personaje muy curioso y hasta entrañable, todo esto muy en su estilo de escritura “vocal”, sin puntos pero con muchas comas y oraciones muy largas.

portada-las-intermitencias-de-la-muerte-1024x884

Sir Verdoso

Palestina, granadas y flores

Que sí, que ya se que escribo poco últimamente, pero pero eso no quiere decir que me olvide del verdoso. De vez en cuando veo alguna cosilla y pienso en vosotros y eso me acaba de pasar; que me he encontrado con esta buena mujer, que en medio del conflicto palestino-israelí ha encontrado el tiempo y la moral para reconvertir carcasas usadas de granadas de gas en… macetas para flores. Aquí tenéis simbolismo, aquí tenéis cómo redefinir la naturaleza de un objeto, y también una muestra de que cada uno elige cómo interpretar lo que se muestra ante sus narices. Donde unos ven restos de batallas campales y desolación, esta señora ve… un jardín.

granadas y flores

granadas y flores

granadas y flores

granadas y flores

tear-gas-flower-pots-palestine-2

tear-gas-flower-pots-palestine-3

tear-gas-flower-pots-palestine-1

Aquí el original

Sir Sepioso

 

 

 

El maestro y Margarita

Siempre hemos sabido que los rusos están un poco mal de la cabeza, así en general. Sobre todo que ahora con internete tenemos todo al alcance de nuestra mano y cuando se hacen recopilaciones de rusos en youtube por algo será. Nuestra generación, antes de la world wide web ya sabía que esta gente del país más grande del mundo era “especial” y todo gracias al  borrachuzo del amigo Boris Yeltsin.

Después creces y te pones a leer libros escritos por esta gente del Este y creedme, no defraudan nunca. A lo que voy, es que no me he leído un libro de un ruso que no fuese una ida de olla de puta madre. Dentro de las joyas de la corona, Guerra y Paz, Los Hermanos Karamazov y sin lugar a dudas, mi favorito, El Jugador (por culpa de esa vieja siempre caerá una apuesta al cero en casa casino que pise). Ahora para aumentar la familia he cambiado un poco y le he hecho una visita literaria a mi nuevo compañero Mijaíl Bulgákov y su obra más conocida, El maestro y Margarita. Aunque Mijaíl  nació en Kiev, en aquel momento (1891), Ucrania formaba parte del Imperio Ruso, así que lo vamos a incluir en el lote.

Mentiría si os dijese que no me ido a leer información sobre el libro una vez finalizado. Hay demasiadas cosas que pueden tener un doble significado y muchas locuras que hacen reaccionar a tu cerebro. Está bien tener tu propio punto de vista, pero siempre está bien informarse un poquito y conocer al hombre que ha escrito una novela en la que se reúne al diablo, un gato coñón que habla y trollea por doquier a todo lo que se menea, un enano con un colmillo salvaje que da canguelo, brujas en pelotas, Poncio Pilatos, Jesucristo y gente decapitada.

Como siempre procuro hacer cuando comento algún libro, no pienso soltar prenda, si quieres lo lees y si no te vas a la wiki, cosa que te recomendaría hacer después de leer el libro, nunca antes porque se descubre el pastel y a no ser que seas amantes de los fucking spoilers, lee primero el libro y después empieza a preguntarte qué coño está pasando aquí, de otro modo la cagaste Burlancaster.

En resumen un libro entretenido pero no recomendado para todos los públicos, solamente para Sires.

Sir Verdoso

Sarah Schoenfeld, las drogas y la película fotosensible

Qué bonito es pararse un rato y ponerse a jugar con lo que tenemos a mano, revolver una idea hasta que toma la forma de una pregunta, que se convierte en un proyecto, que pasa por un experimento, y que acaba con un resultado determinado que aporta una perspectiva particular, ¿verdad?

Esto es más o menos lo que hizo Sarah Schoenfeld; darle vueltas a la influencia que las drogas tienen sobre uno mismo y transformar esta idea en el proyecto “All you can feel”, o “Todo lo que puedas sentir”. Trata este proyecto de mostrar una serie de drogas,  que todos conocemos, algunas más, otras menos, desde un punto de vista diferente. O más que la droga en sí lo que pretende captar son sus efectos, su “esencia”, a través de colocar gotas de cada sustancia sobre negativos ya expuestos de manera que se altera la capa superficial, y luego ampliar los negativos hasta 160 x 200 cm mogollón.

MetaMetanfetamina

MDMAMDMA

KetaKetamina

Sarah Schoenfeld HeroínaHeroína

Sarah Schoenfeld ExtasisÉxtasis

Sarah Schoenfeld DaturaDatura

Sarah Schoenfeld CocaCocaína

Sarah Schoenfeld CafeinaCafeína

Visto aquí

Sir Sepioso

 

El Conde de Montecristo

Primero te comentamos Los Tres Mosqueteros, después vino el turno de 20.000 Leguas de Viaje Submarino y para rematar este viaje por la literatura francesa del siglo XIX vamos con el que sin duda ha sido mi favorito, El Conde de Montecristo.

Nuevamente nuestro amigo Dumas, no exento de polémica, ha creado una obra excepcional en la que podemos contemplar como a un hombre con un brillante futuro por delante y enamorado hasta los huesos, le arrebatan su libertad de una forma vil y cruel por los malditos celos asquerosos. No te voy a contar la historia, simplemente te voy a recomendar que leas este libro, tan indispensable como cualquier otro clásico. Sin duda no te arrepentirás puesto que la novela tiene de todo, amor, odio, muerte, venganza todo ello dentro del contexto muy señorial, hasta tal punto que yo titularía el libro La Vida Like a Puto Sir. ¡Que pasada de libro Sires!

conde-montecristo

En cuanto a la polémica que comentaba anteriormente, como no podría ser de otra forma, está relacionada con el genial Dumas. No lo he conocido personalmente, pero este tío era o un genio o un cabrón como la copa de un pino (o bien podría ser ambas). Cuando os hablamos de él en Los Tres Mosqueteros ya os habíamos comentado que tenía a una banda de negros trabajando a su servicio, esto es, escritores que escribían sus novelas a cambio de un salario, desconozco si decente o mísero. Pues bien, en el caso concreto del Conde de Montecristo, la infalible wiki nos comenta que la obra fue escrita por Alexandre Dumas y Auguste Maquet, no figurando este último en los títulos de la obra porque el amigo Dumas pagó para que así fuera, muy al estilo del Conde de Montecristo… Además se dice que Dumas se inspiró en otro libro en el cual se narraba la historia real de un zapatero que vivía en Paris en 1807, llamado François Picaud, lo cual no me parece para nada indecente, muchos escritores se han inspirado en otros para crear sus obras maestras y aquí no ha pasado nada, así que tampoco juzguemos al bueno de Dumas…

En fin que gracias al libro aprenderás no solamente sobre la sociedad francesa e italiana, descubrirás también un poco de historia, puesto que toda la novela esta muy relacionada con Los Cien Días del gobierno de Napoleón I, el reinado de Luis XVIII de Francia, de Carlos X de Francia y el reinado de Luis Felipe I de Francia.

Resumiendo, un buen tocho que merecera la pena leer, entretenido, emocionante y didáctico. Un libro sin lugar a dudas para Sires.

Sir Verdoso.

Kurt Vonnegut, un señor Sir

No sabía quién era Kurt Vonnegut hasta que hace una semana me encontré esto; así que para datos acerca de su obra y biografía aquí está su entrada en la Wikipedia, que no he leído, y esta otra entrada de principia marsupia, que he leído a medias.

Aún así, que seguro que era la ostia como escritor y en breve os lo diré, porque pasa a mi lista de futuros, me llena de orgullo y satisfacción nombrar al bueno de Kurt Sir honorífico cum laude por la historia que procedo a contaros:

En el año 2006, un año antes de su muerte, recibió una serie de cartas de parte de los alumnos del instituto Xavier que formaban parte de una tarea propuesta por su profesora. Se trataba de que escribirían a diversos autores de su elección comentando su obra y solicitando consejo. El único en responder fue Sir Kurt Vonnegut pero no es el mero hecho de la respuesta lo que le hace digno de mi admiración, sino el contenido de la carta que remitió a los alumnos y a su profesora.

Sí, está escrita en inglés, así que traduzco más abajo. Y sí también, lo que aparece abajo a la derecha de la imagen es su firma super-puto-guay, y también lo admiro por ello.

Kurt Vonnegut

“Querido Instituto Xavier, y señorita Lockwood, y Messrs Perin, McFeely, Batten, Maurer y Congiusta:

Os agradezco vuestras amistosas cartas. Vosotros sí que sabéis cómo animar a este viejo (84) en sus años del ocaso. Ya no aparezco en público porque me parezco demasiado a una iguana.

Además, lo que me gustaría deciros no me llevaría mucho: practicad cualquier arte, música, canto danza, teatro, dibujo, pintura, escultura, poesía, ficción, ensayo, reportaje, no importa cómo de bien o mal, no para conseguir dinero y fama, sino para experimentar el placer, para ver qué lleváis dentro, para hacer crecer vuestro espíritu.

¡En serio! Quiero decir, empezando ahora mismo, practicad un arte y practicadlo por el resto de vuestras vidas. Haced un dibujo de la señorita Lockwood y dádselo. Volved bailando a casa al salir de la escuela, cantad en la ducha y así en adelante. Dibujad una cara en vuestro puré de patatas. Fingid que sois el Conde Drácula.

Aquí tenéis los deberes para esta noche, y espero que la señorita Lockwood os suspenda si no los hacéis: escribid un poema de 6 líneas sobre lo que sea, pero que rime. Hacedlo tan bien como podáis. Pero no le digáis a nadie lo que hacéis. No se lo enseñéis a nadie, no lo recitéis ante nadie, ni siquiera a vuestra novia o padres o quien sea, ni siquiera a la señorita Lockwood, ¿de acuerdo?

Rompedlo en pequeñas piezas, y repartidlas por papeleras que estén bien separadas. Encontraréis que ya habréis sido gloriosamente recompensados por vuestro poema. Habréis experimentado, habréis aprendido un montón sobre lo que hay dentro de vosotros, y habréis hecho crecer vuestro espíritu.

¡Que Dios os bendiga!

Kurt Vonnegut”

Kurt Vonnegut

Sir Sepioso

Mark Haddon, Timothy Archibald y el autismo.

Cuando empecé a leer el libro de Mark Haddon, “El curioso caso del perro a medianoche” ya no recordaba por qué me lo habían recomendado ni qué me habían contado de él. Lo empecé desde cero, como quien dice, sin saber nada del autor, sin ninguna opinión previa y sin prejuicios, que es como creo que hay que afrontar cualquier trabajo creativo, pero no me voy a poner ahora a explicaros mi opinión sobre el arte.

timothyarchibaldecholilia6

Al poco de empezar el libro ya (re)descubrí qué es lo que tiene de especial: está narrado en primera persona por Christopher, un chico de 15 años que en medio de la noche se encuentra al perro de su vecina atravesado por una horca y comienza a investigar. La peculiaridad es que Christopher es autista y el libro que estamos leyendo está escrito por él como terapia propuesta por una de sus profesoras de la escuela.

timothyarchibaldecholilia1

Así compartimos los pensamientos de Christopher y su forma de entender e interactuar el mundo que le rodea; cómo es incapaz de priorizar y aislar la información relevante que recibe, y se ve inundado por mareas de estímulos cuando está en lugares que no conoce o hay demasiada gente a su alrededor, sus mecanismos de defensa ante la sobredosis de sensaciones y la forma en que ordena sus ideas y analiza los datos para tomar decisiones. En definitiva, Haddon nos muestra una manera diferente de cómo puede funcionar una mente.

timothyarchibaldecholilia12

Y al hilo del tema del libro es buen momento para enseñaros Echolilia, el proyecto fotográfico que Timothy Archibald realizó con su hijo Elijah tratando de acercarse al universo particular de su hijo a través de su relación con el entorno.

timothyarchibaldecholilia2

timothyarchibaldecholilia3

echo6

timothyarchibaldecholilia5

timothyarchibaldecholilia7

timothyarchibaldecholilia8

timothyarchibaldecholilia9

timothyarchibaldecholilia10

timothyarchibaldecholilia11Todas las fotos son de Timothy Archibald y las saqué de aquí

Sir Sepioso

Lo mejor que le puede pasar a un cruasán.

Lo mejor que le puede pasar a un cruasán es que lo unten en mantequilla. Así empieza la novela de Pablo Tusset, y se puede tomar como un aviso a navegantes.

cruasan

Ahora los sires estamos dispersos por el mundo adelante, pero años ha vivíamos casi todos en esa ciudad lluviosa de la que habla Cremoso, y ante las adversidades climatológicas teníamos que matar el rato como buenamente se mata en la uni. Esto es, en el piso de estudiante de algún amigo afortunado que estudiase fuera de su ciudad natal (gracias Cremas por tanta hospitalidad y paciencia) jugando a la play, reconstruyendo entre todos las aventuras y desventuras de la noche anterior con sus correspondientes lagunas y viendo pelis de dudosa calidad, principalmente. Una de estas pelis fue “Lo mejor que le puede pasar a un cruasán”, basada en el libro y protagonizada por Pablo Carbonell haciendo de él mismo, o del personaje que le encanta interpretar, quien sabe, que seguro que después es todo un asceta. Es cierto que es una peli normalilla que no le hace justicia al libro, pero es que Pablo Carbonell es la misma esencia del personaje. Si es que hasta se llama Pablo el protagonista. La reostia.

Cuentan el libro y la peli la historia de Pablo Miralles, heredero de la mitad del imperio de su padre, que dedica sus días a cultivar el sarcasmo y el ingenio a partes iguales, ingerir cualquier sustancia o preparado medicamentoso de efecto estimulante, deprimente, narcótico o alucinógeno y de vez en cuando teorizar un poco sobre filosofía con su amigo John. Básicamente, su ocupación principal es no tomarse en serio ni a él, ni a nada ni a nadie y se le da muy bien. Como Ignatius J. Reilly pero mucho menos irritante y más ingenioso. Luego está la trama, que como el personaje es también para no tomarla en serio y dejarla transcurrir entre ocurrencia y ocurrencia. Porque si nos lo tomásemos en serio la crítica sería muy distinta, pero me ha dicho el médico que tengo que trabajar lo del sentido del humor.

Total, que bien podéis ver la peli o no verla, os vais a quedar más o menos igual, pero con el libro os espera un buen rato. Garantía sepiosa.

Sir Sepioso