Explotaciones hidroeléctricas: cómo hacerse rico matando ríos

Esta semana Sir Verdoso trajo a mi pantalla el artículo Los siete macroproyectos  que amenazan el corazón del Amazonas; en él se exponen las graves amenazas para la biodiversidad, para el modo de vida  e incluso para la vida, de los integrantes de varias tribus indígenas. Parece ser que la cuenca del río Tapajós, afluente del Amazonas, ha despertado  el interés de empresas eléctricas y  mineras, que ya han presentado y comenzado a ejecutar varios proyectos de centrales y explotaciones. El desarrollo industrial de la zona sería una auténtica tragedia ecológica y cultural.  La construcción de las estructuras planificadas inundaría y contaminaría uno de los puntos calientes de diversidad del planeta , y obligaría a tribus enteras a cambiar totalmente su modo de vida tradicional. Actualmente, el asunto está en los tribunales y parece que va para largo.

 

Presa amazonas-popup

Obras en la cuenca del Amazonas. Pincha en la imagen para ir a la fuente

La situación en la Amazonía es preocupante, aunque no lo es menos la de la gestión de los ríos en España. Los planes de la administración para el futuro próximo, suponen aumentar la mercantilización del agua con diversos fines; en el artículo El gobierno pone precio a los ríos podréis conocer cómo vamos a matar la gallina de los huevos de oro, si es que no está muerta ya. Expondré la situación que mejor conozco: la de los ríos gallegos. Según el Instituto Galego de Enerxía, en los ríos gallegos existen 41 centrales eléctricas  y unas 120 minicentralesEs cierto que la energía hidroeléctrica es renovable, pero eso no implica que no cause graves daños ecológicos y socioeconómicos a la región donde se aplica.

portodemouros2

La presa de Portodemouros, cercena el río Ulla  a sólo 70 km de su desembocadura, haciendo inaccesible para los peces migradores las zonas de cabecera, es decir, las  zonas de reproducción o de crecimiento de esos animales. Fuente de la foto.

La riqueza natural de nuestros ríos ha sido expoliada por las empresas eléctricas. Tanto las centrales como las minicentrales (que no os engañe el edulcorante prefijo de las segundas), suponen un daño ecológico tremendo. El río se rompe en dos ecosistemas distintos, más pobres e independientes,  porque las presas suponen una barrera que impide la migración y dispersión de los organismos. La calidad del agua se ve alterada física y químicamente tanto aguas arriba como aguas abajo del obstáculo, ejemplo de ello son los peces muertos que habitualmente flotan cerca de las restituciones de caudal de las centrales. Los que están descuartizados proceden del embalse y se han colado en las turbinas, pero los que están enteros probablemente hayan muerto por un exceso de aire disuelto en el agua, consecuencia del paso del agua por las turbinas, que normalmente se traduce en la muerte de los peces de la zona por embolia gaseosa.  Ésa es una de las razones para que sea ilegal turbinar el caudal ecológico, que es la cantidad de agua que debe fluir desde cualquier presa, en cantidad y calidad suficiente, como para permitir que el ecosistema aguas abajo del embalse funcione adecuadamente. Las hidroeléctricas llevan años incumpliendo la ley tanto por la cantidad como por la calidad, hasta el punto de que en algunas de las centrales se han construido minicentrales anexas para aprovechar el caudal ecológico.

Acua16

Esturión joven. La foto está hecha en La casa de los peces, el único lugar en Galicia donde podréis toparos con estos animales actualmente.

Pese a que a mi personalmente me parece una atrocidad, entiendo que a mucha gente se la traigan al pairo las truchas, los pajaritos y los ecosistemas de las narices; nadie se escandaliza porque no queden esturiones (Acipenser sturio) en nuestros ríos y rías – sí, esos bichos de los que se saca el caviar, aquí los más viejos aún recuerdan con nostalgia al majestuoso Sollo– que hasta hace no mucho frecuentaban las aguas gallegas. Dentro de unos pocos años, a la gente le parecerá igualmente extraño que alguna vez hubiese salmones o anguilas en Galicia. pero es que la cosa va más allá. La proliferación de cianobacterias es un problema emergente de los embalses en todo el mundo, y bien representado en Galicia. Las cianobacterias encuentran un hábitat óptimo en nuestros embalses cargados de nutrientes (procedentes de las aguas residuales deficientemente tratadas y purines procedentes de la ganadería intensiva), donde ocasionalmente producen toxinas  que no son eliminadas con los sistemas de potabilización existentes, y que afectan gravemente la salud de los consumidores.

-encoro4

Floración de cianobacterias en el embalse del río Umia en Caldas de Reis. Fuente

Si la salud de los ribereños no es argumento suficiente, aún me queda un as en la manga: el económico. Cierto es que la producción eléctrica es muy rentable a corto plazo para unos pocos, pero la conservación de los ecosistemas lo es a largo plazo y para toda la población local, ya que la explotación de la pesca deportiva o de recursos forestales y cinegéticos,  es tanto o más rentable económicamente que la explotación hidroeléctrica. Ya es hora de que abandonemos el desarrollismo tercermundista, es hora de que dejemos de sacrificar nuestras riquezas naturales por cuatro perras y una bolsa de chuches, porque además, esas cuatro perras que pagan las concesionarias al estado, salen de los bolsillos de los consumidores. Nos están vendiendo uno de nuestros bienes más preciados a 17 céntimos el kilowatio/hora. Por desgracia esto no cambiará, por lo menos  hasta que todos seamos conscientes de que lo único que resulta económicamente sostenible a largo plazo, es lo sostenible ambientalmente a corto plazo.

Por si no me creéis, os dejo aquí un pequeño reportaje muy interesante sobre la situación de los ríos Gallegos. No tiene desperdicio.

Sir Cremoso

Los lobos cambian los ríos

Los ecosistemas son muy susceptibles a cambios, si dicho cambio se produce a través de la extinción de una  de las especies que conforman el ecosistema, el resultado puede ser fatal. Esto es lo que sucedió en el Parque Nacional de Yellowstone. Durante los años 30 la caza masiva de lobo condujo a su exterminio, lo cual tuvo repercusión en la vida en el parque. Al no existir otro depredador capaz de dar caza a grandes herbívoros, estos aumentaron en número, consumiendo cada vez más pastos, reduciendo la vegetación y alterando gravemente el ecosistema.

Cómo los lobos cambian los ríos

En el año 1995 se reintrodujeron 30 lobos procedentes de tierras Canadienses y el equilibrio poco a poco se ha restablecido. El hecho más impactante es observar como eliminar a una especie parte de un ecosistema puede incluso afectar al curso de los ríos, tal y como os lo explicará el siguiente vídeo narrado por George Monbiot. (Podéis activar los subtítulos en español. En subtítulos, traducir subtítulos. A pesar de que no sean traducciones del todo correctas ayudarán a la comprensión del contenido).

Me quedo con el primer minuto del vídeo. “Uno de los más excitantes descubrimientos científicos en la mitad del siglo pasado ha sido el descubrimiento de las cascadas tróficas. Una cascada trófica es un proceso ecológico que comienza en lo alto de la cadena trófica y cae hasta el límite inferior. El clásico ejemplo es lo que sucedió en el Parque Nacional de Yellowstone, en Estados Unidos, cuando los lobos fueron reintroducidos en el año 1995. Todos sabemos que los lobos cazan varias especies de animales, pero es posible que seamos menos conscientes de que gracias a ellos pueden vivir muchos otros.” 

Vía Reddit

Sir Verdoso

¿Es realmente todo lo orgánico tan bueno?

La respuesta es, no siempre. Para comprender el motivo de esta respuesta, primero debemos aclarar un par de puntos. Lo primero sería preguntarte ¿qué entiendes por producto orgánico? Todos sabemos que algo orgánico es aquello cuya estrucura básica está formada por polímeros de carbono. Pero cuando hablamos de comida orgánica la cosa cambia, pues un producto orgánico no es más que aquél que cumple una serie de normas impuestas por un gobierno.  Otra de las preguntas que debes hacerte, una vez que sabes lo que son los alimentos orgánicos es ¿por qué debes comer productos orgánicos? me imagino que lo primero que se te viene a la cabeza es el tema de salud (sobre todo por el menor uso de pesticidas) y seguramente si piensas un poquito más te darás cuenta de que en principio es mejor para el medioambiente.

Si has llegado hasta aquí, es porque parece ser que te empieza a picar la curiosidad, así que voy a ver si puedo saciar esa sed de conocimiento. Lo primero que te recomendaría es ver el documental In Organic We Trust (En orgánicos creémos).

orgánico Seguir leyendo “¿Es realmente todo lo orgánico tan bueno?”

Efecto Krummholz en Slope Point.

El efecto Krummholz es el nombre que le dan los ecólogos a la deformación de los árboles por la acción del viento fuerte y de componente  constante, más comúnmente conocido como efecto bandera. Las fotos que veréis si pincháis en la imagen están tomadas en Slope Point el punto más meridional de la Isla Sur de Nueva Zelanda. Allí parece que se hacen notar los vientos asociados a  la corriente circumpolar antártica, una corriente de agua fría que rodea la Antártida de oeste a este y que mueve más agua de la que soy capaz de imaginar.

Sir Cremoso & Sir Sepioso