Emigrando a Canadá. Capítulo XIX.

Estaba comiendo una manzana, Pink Lady como buen elitista que soy, pero la maldita estaba totalmente seca. Eso me pasó ayer, que le puede pasar a cualquiera, pero es que me ha vuelto a pasar hoy y eso ya me hincha los cataplines. En principio  sé o puedo aparentar saber elegir piezas de fruta decentes, pero parece ser que esta vez las Ladies me la han jugado bien.

Después de unos 14 meses sin escribir nada sobre Canadá me he puesto a los mandos de esta nave ciberespacial para, por última vez y cual despedida escribir unas tonterías varias para no variar. Este año se lo he dedicado al cultivo y venta del pez y de la planta pero también a leer lo bien que escriben algunas gentes por estos mundos. Sin embargo, mostrando carencia de pudor y vergüenza me pongo a hacer el ridículo divulgando sin sentidos. En fin, lo mismito que algunos políticos de hoy en día.

En el mes de enero de 2016 se nos acaba esta experiencia que durante dos años he ido compartiendo con los que habéis querido saber de ella. Digo 2 años porque evidentemente este último me he dedicado a otros menesteres entre los que no se incluye la “escritura”. Pues como iba diciendo han sido 3 años de subidas y bajadas, encantos y desencantos que podría resumir con que tengo ganas de pirarme. A priori cuando te dicen Canadá pensamos que es un mundo de fantasía y diversión de los enanitos dando saltos de alegría por las montañas y por los lagos helados. Bien amigos, Alberta no es así aunque de montañas y lagos van sobrados. Por ahora enanos no he visto ninguno aunque si me he topado con algún trol de las cavernas.

Alberta es un mundo de contrastes, en el cual te puedes encontrar con la gente más agradable del mundo y con los más gañanes y gilipollas del planeta. Dicen que los gallegos somos unos paletos pero me gustaría que algunos se pasasen por aquí de vez en cuando para que viesen y oyesen lo mismo que he oído yo. Todo esto partiendo de la base de que ser extranjero no es fácil en ningún lugar porque estos cromañones existen en todas partes y siempre están al acecho. O tal vez me siento así por culpa de las manzanas secas.

A día de hoy desconozco cual será nuestro destino pero creo que estaremos mejor preparados para esta segunda aventura, esperando sobre todo que sea más cerca de la familia. Si bien es cierto que será menos exótica, por lo menos no tendré que pasar 25 horas viajando para llegar a Madrid y comerme un overbooking, total que más da 26 que 29 horas. “Pero hombre esto se solucionaba si hubieses hecho el check-in 24 horas antes”. “Tu eres subnormal” tendría que haber sido mi respuesta, pero como soy un tipo amable (gracias madre por esa exquisita educación) le solté que eso en mi caso era imposible, pues 24 horas antes estaba volando. Je je. Gilipollas. Otra vez las manzanas.

Mirando atrás y viendo como llegamos a este país y como nos vamos, me siento muy orgulloso de la evolución. Sin lugar a dudas es una experiencia muy difícil de cuantificar y de calificar, pero yo se la recomiendo a todo el mundo. No será fácil pero si muy reconfortante pensando, por ejemplo, que llegamos aquí en invierno con las botas y los pantalones de esquí puestos y 3 inviernos después nos iremos solamente con unos vaqueros y unas deportivas medio rotas.

En fin, que han sido unos años estupendos, pero no veáis lo coñazo que es vender todas las pertenencias que hemos ido acumulando durante este tiempo. Entre esto y tal y como está ahora mismo el cambio del dólar canadiense al euro, definitivamente van a acabar con mi salud.

Siempre que necesitéis cualquier información sobre este país no dudéis en contactar, será un placer ayudar.

Muchas gracias,

Sir Verdoso

Emigrando a Canadá. Capítulo XXVIII

Bueno bueno bueno. Ya ha llovido, quiero decir nevado desde nuestro último encuentro en Emigrando a Canadá en Los Ángles de Charlie. Otro invierno enterito que nos hemos comido con patatas fritas por estas tierras de hielo y petróleo, como resultado final nos han tenido que amputar un par de dedos a cada uno, he perdido más pelo todavía y  lo más importante es que con este frío la piel se conserva de puta madre. Eso sí, he aprendido una gran lección y para este invierno me dejo la barba de druida para estar más calentito.

Que sí que os vamos a contar cosas no os preocupéis, pero para una buena comida siempre hace falta ese entrante mágico con cervecita o vermut. Durante este invierno nos hemos encerrado en casa cual ermitaños, a mí esta peña no me anda jodiendo pasta en “cubatas” nunca máis. Por el precio de 2 cacharros aquí me compro 2 botellacas de gin y a darle al tema. Además cansado de que me robasen cada vez que compraba tomates me he instalado un huertaco que te cagas y como no podía ser de otra manera, ahora en el balcón tenemos un nido de avispas. Pero como soy un valiente y no digo burradas como que prefiero dormir en una habitación encerrado con una cobra antes que con 5 avispas (efectivamente, tengo amigos que son unos fenómenos de mucho cuidado) pues convivo con ellas y no solamente eso, hoy mismo he visto un pajarraco comiendo las lechugas, lo siento mucho pero si lo pillo lo aso. Un ecosistema edmontoniano en toda regla y tomaticos a espuertas porque nos gusta desayunarlos

Pero aquí lo importante de la entrada es que ahorrando, ahorrando, de repente llega el verano y te das cuenta de que es necesario quemar naves a casco porro. Solamente vamos a vivir una vez y no nos queda mucho tiempo por el Norte, más allá del muro, así que nos hemos ido a Alaska y a Yukón con los Otros. Cochaco de alquiler, 15 días y 8000 km. ¿Crees que me voy a poner a escribir aquí todo lo que hemos hecho? No, esta es una web de Sires, y aquí las cosas se hacen como dios manda, esto es con un vídeo. Así que haced palomitas, activad los subtítulos (en el vídeo dónde pone CC) y darle al play que creo que os gustará:

Me tendría que dedicar a esto, pero en fin que lo siento por la baja calidad del vídeo pero mi viejo ordenata cree que HD es algo así como Huele a Diodo.Espero dentro de poco publicar una entrada doble con dinosaurios y glaciares, que por ahora el verano esta dando para mucho… pero ojo porque “winter is coming”

Sir Verdoso

Emigrando a Canadá. Capítulo XXVII

El 4 de enero hemos cumplido nuestro primer año en Canadá. ¿Crees que te voy a hacer un recopilatorio de Emigrando a Canadá? ¡Estás fuerísima! Hazme el favor y lee los 26 capítulos anteriores que para eso los he escrito madafacka. Si bien es cierto que algunos son basura, pero ¿acaso todos los capítulos de tus series favoritas son buenos? Al menos sabemos que esto tiene un final, no como algunas series que las estiran más que la plastilina. En fin que esta entrada va sobre el viaje a casa de Navidad, bueno, como no creo que os importe mucho todo lo que me he tajado y todo lo que he comido, me centraré en el viaje de vuelta, que de verdad, no tiene desperdicio, desde lo subnormal que soy hasta la suerte que tenemos. Allá vamos.

Para viajar hace falta un medio de transporte, en nuestro caso avión, de modo que esta historieta empezará en un aeropuerto ¿La pregunta es cuál? Creo que el día 2 de enero, no lo sabíamos ni nosotros. Llegamos al aeropuerto de Santiago a eso de las 5 de la mañana, con tiempo, nuestro vuelo salía a las 6:30 destino Madrid. El tema es que de este modo teníamos más tiempo para despedirnos de la family.

Todo correcto hasta aquí, el problema viene cuando nada más llegar al aeropuerto chequeo en la pantallita las salidas y veo que no hay ningún vuelo a Madrid correspondiente con nuestro horario… Le pregunto a Ester si está segura del día, de la hora y sobre todo del lugar. ¡Zas! En toda la boca. Salimos de Coruña y no de Santiago. Lo sé, lo sé, pero nunca escupáis para arriba, no vaya ser el demonio… En el aeropuerto estaban mis padres, los padres de Ester y la abuela (su primera vez en el aeropuerto y estaba flipando). En fin, la reacción fue, todo dios callado y a los coches a toda ostia que llegamos. Según Google, son 48 minutos, son las 5:15 de la mañana, el vuelo sale a las 6:30 y tenemos que facturar, si perdemos el vuelo a Madrid, perdemos todos los vuelos hasta Edmonton y no es moco de pavo. Tensión en el ambiente.

Nos metemos Ester y yo con mi madre y Carlos Sainz en el coche. Llegamos a la primera rotonda, se para y la toma a 2 por hora. Silencio en la sala, estamos rodando. Actuando como Luis Moyá me veo en la obligación de intervenir y le pregunto qué carallo hace, que llevamos un pelín de prisa. El bueno de Carlos me dice que está esperando al otro coche (con los padres de Ester y la abuela). Las lobas (Ester y mi madre) en asiento de atrás, obviamente, saltan y lo ponen a tono, gritando, con toda la razón del mundo que los que perdemos el avión somos nosotros. No bajó de 160 en ningún momento. Pero cuando paramos para pagar el peaje ahí nuestro Transporter falló un poquito… y no fue el único. Típico error de, se me cae la tarjeta del peaje al suelo, así que salí del coche como alma que lleva el diablo, recogí la tarjeta y pagué. La valla sube, el coche arranca y me quedo atrás. Me dispongo a alcanzar el coche y…

No tan grave, gracias a mis reflejos felinos, voltereta lateral, tirabuzón eso sí la valla quedó mirando para Cuenca. Con el abrigo lleno de mierda, me voy tras el coche y a mi padre no se le ocurre otra cosa que seguir a 10 por hora, con la puerta abierta escapando de mí. En ese momento te das cuenta de que el arte del trolleo no lo ha inventado nuestra generación, ni mucho menos.

Seguimos a fuego, llegamos al aeropuerto de A Coruña, menos mal que es un aeropuerto pequeño y que funciona muy bien, sobre todo, gracias a su excelente director Sir Jesús Campo (padre de mi ahijada, pero que no se note eh, publicidad like a real Sir). En fin que facturamos ya más tranquilos, no sin problemas, puesto que por algún motivo no fue posible imprimir las etiquetas para facturar las maletas, así que la trabajadora de Iberia lo tuvo que hacer manualmente, desde aquí te pido disculpas y te doy las gracias. Pero te recuerdo que se te olvidó entregarnos los billetes de embarque y tuvimos que ir corriendo detrás de ti. En fin, que finalmente llegamos a tiempo, Carlos Sainz lo hizo posible haciendo un Santiago-Coruña en 20 minutos.

Todo esto es el inicio, pero hay mucho más. Llegamos a Madrid, no problemo. Cogemos el avión para JFK, no problemo. ¿Pero vosotros no vivís en Edmonton? Efectivamente pero como no podía ser de otro modo nuestros vuelos son multiescala, así que volamos Madrid-Nueva York, Nueva York-Toronto y finalmente Toronto-Edmonton.  Easy job… no para nosotros.

Volando a Nueva York, en mi compañía aérea favorita, la de los dos ases, American Airlines, el piloto nos comenta, como si nada pasase que tenemos que parar en Maine. ¿En Maine? ¿pero que me estás contando amigo? Efectivamente, tenemos que parar en Main porque nos hemos quedado sin chofa y que no llegamos. De verdad que no saben achucharle nada, mira que no he hecho yo kilómetros y kilómetros con mi amigo Sir Cremoso en la reserva de ese Focus de camino a Asturias con un temporal de verdad y no de esos de los que te encuentrasa ahora por ahí. Por cierto, debido a este percance, el vuelo va a llegar con un par de horas de retraso.

-Señor, señor, mire es que nuestra escala en Nueva York es de dos horas y tenemos 2 vuelos más para llegar a casa…

yao_ming_meme_by_lecatinga-d4kpe13

Muy bonito Yao, ya te he dicho que a la siguiente te planto un monóculo, chistera y bigote, segundo aviso. Paga la coca. Como siempre al llegar a yankilandia pasamos las preguntas de rigor y recogemos el equipaje, esta vez con más calma pues sabíamos que no había mucho que hacer. Lo que no sabíamos es lo que estaba por venir. Como suele suceder en invierno, el aeropuerto de JFK y el de Toronto estaban experimentando numerosas cancelaciones debido a una preciosa tormenta navideña. Sacar a 2 gallegos de Nueva York nunca fue tan complicado como ese día.

La operadora de la pareja de ases de mano, tardó más o menos unos 90 minutos en recolocarnos en otro vuelo. Durante ese tiempo vimos pasar mucha gente con los mismos problemas que nosotros, pero con soluciones aparentemente, más sencillas, dado que en 10 miuntos los despachaban. Pero claro ya de estar embarcados, pues keep calm and act like a Sir y fue precisamente lo que hicimos con el objetivo de obtener algo a cambio de esta situación. La mujer nos ofrecía en principio que volasemos separados, que uno se iba ese mismo día y el otro se quedaba esperando a ver qué pasaba. Descartamos esa opción. También nos ofreció volar a Arizona ¿Arizona? ¿en serio?. Viendo el panorama era necesario una táctica de camelación absoluta para poner a la amable señora de nuestro lado. Le dijimos que éramos conscientes de que hasta el lunes no íbamos a llegar a Edmonton, así que vamos a empezar a pensar en sitios chachis para pasar el fin de semana. La tercera opción pasa por Seattle. Nuestra respuesta, como buenos gallegos, es con otra pregunta ¿Seattle?¿Es bonito Seattle? Pero espera, no quiero una respuesta, sé que en Seattle llueve de carallo, y venimos de Galicia, en donde no ha parado de llover desde que llegamos. Seattle, otra vez será amigo mío. Llegados a este punto empezamos a especular con California, Hawaii… se la lanzamos así, como quien no quiere la cosa y ¡bingo! Parece ser que ha encontrado un vuelo a Los Ángeles, sale en una hora y volveríamos el lunes en vuelo directo a Edmonton. ¡Esa es la nuestra! ¡Denos 2 billetes para LA señorita!

Emigrando a Canadá

Con los billetes en la mano, nos saltamos la cola de seguridad, nuevamente like a Sir.  El vuelo estaba programado para dentro de 30 minutos así que recurrimos a la técnica de ¡llevamos prisa yankis, fuera de mi camino madafackaaaaas! Todo con patas voladoras de Chuck Norris por el medio of course. De ese modo llegamos al avión. Evidentemente, ahora con el que hay que negociar es con el jefe por volver un día más tarde de lo previsto, pero como el tema de la tormenta está en todas las noticias y él mismo ha sufrido retraso en su avión, ha comprendido la situación y nos dice que disfrutemos de nuestro fin de semana en Los Ángeles. ¡Epic win!

El tema es que finalmente aterrizamos en LA, nuevamente con un retraso considerable y es que limpiar un avión de nieve lleva su tiempo.   Estamos en la tercera franja horaria en menos de 24 horas, desconocemos la hora y el día en el que vivimos, solamente podemos decir que es muy tarde. Pero no termina la aventura aquí, por favor… Al llegar esperamos por nuestro equipaje, que ilusos somos, no hay equipaje. Mecagoentodoloquesemenea, a pasar un fin de semana sin cambiarme de braguitas, por lo menos llevo las de Hello Kittie que son las que más me gustan… Espera, espera voy a encender el ordenata (nunca lo facturo of course) oh………………………………… oh…………………………….. No funciona, que bonito, muchas gracias karma que te den por el ojal maldito bastardo. Almendras.

Emigrando a Canadá

Estamos sin cenar (no nos dieron cena en el vuelo y no compro jala en aeropuertos, a robar a su padre), sin dormir, sin maletas, sin ordenata, sin hotel… pero nuevamente keep calm and act like a Sir, no saques el zorro Naruto que ahora es tu amigo. Por cierto, durante el fin de semana les gusta subir que te cagas el precio de los hoteles, por menos de 150 napos noche chungo. ¿Nos plantamos?

¡Nunca amigos! No ha nacido bestia capaz de jodernos nuestras vacaciones. Como buenos saiyanes sacamos lo mejor en los peores momentos. Que grande Son Gohan cuando Goku muere, se china todo, segundo nivel y se baja al maldito Célula. Épico. Precioso.

Emigrando a Canadá

Finalmente las maletas aparecieron en el siguiente vuelo, el ordenador resucitó, encontramos un hotel por 50 pavos noche (aunque nos equivocamos de día al hacer la reserva, no sabíamos ni de dónde nos caía), amaneció, alquilamos un coche (tras varios intentos fallidos), nos metimos un macrodesayuno galáctico, nos fuimos al hotel a llorarle para poder entrar (habitualmente en los hoteles no puedes entrar en la habitación hasta las 3 de la tarde) y la india, muy maja ella, nos dejó. Dormimos 2 horas, despertamos ¡y a disfrutar del fin de semana Los Ángeles!

Por cierto Pau Gasol es dios, en directo es una maravilla casi tanto con las cheer leaders de los Lakers. Lo quieren con locura y es el puto jefe.

Sir Verdoso y señora

 

Emigrando a Canadá. Capítulo XXVI.

Elk Jasper

Hello hello, la nieve ya está aquí, mis ganas de matar van en aumento y como vuelvo a casa por Navidad voy a escribir la última entrada de Emigrando a Canadá del 2013.

Antes de comentar un poco una exursión que hemos hecho me gustaría comentar un par de cosas. Por un lado, ha llegado a mis ojos una fotografía de lo que pasa en Canadá cuando la máquina para cobrar el ticket de metro está estropeada o alguna carallada así. Decir que me pega la risa, a ellos les encantan las cosas gratis como a nosotros y cuando se lo he contado a algún colega de por aquí, me comentó que cogería todo ese dinero y se lo metería en el bolsillo. La foto en cuestión: Seguir leyendo “Emigrando a Canadá. Capítulo XXVI.”

Emigrando a Canadá. Capítulo XXV.

Soy consciente del retraso, os había dicho septiembre y estamos en octubre. A pesar de este pequeño contratiempo, espero que disfrutéis de este nuevo episodio por tierras canadienses.

Tal y como os había anticipado en el capítulo XXIII durante el mes de septiembre recibimos la  visita de 2 sires. No me refiero a los sires que hacen que sirver2o.com siga funcionando y creciendo día a día, me refiero a Sir Goncha y Sir Andrea, dos amigos de Santiago que se han hecho un viaje brugal.

Bueno el tema es que ellos han estado recorriendo Canadá, desde Toronto a Vancouver (e incluso haciendo una escapadita a Las Vegas, ¡malditos bastardos!), mas nosotros como pobres currelas emigrados que somos, solamente hemos podido estar con ellos durante los fines de semana. El encuentro con ellos se produjo en Vancouver, la ciudad antipalomas, lugar en donde nos encontramos también, con nuestro gran amigo Joe.

Seguir leyendo “Emigrando a Canadá. Capítulo XXV.”

Emigrando a Canadá. Capítulo XXV

Soy consciente del retraso, os había dicho septiembre y estamos en octubre. A pesar de este pequeño contratiempo, espero que disfrutéis de este nuevo episodio de Emigrando a Canadá.

Tal y como os había anticipado en el capítulo XXIII durante el mes de septiembre recibimos la  visita de 2 sires. No me refiero a los sires que hacen que Sir Verdoso (Sir Blancoso, Sir Sepioso, Sir Negroso, Sir Cremoso y Sir Rojosa) siga funcionando y creciendo día a día, me refiero a Sir Goncha y Sir Andrea, dos amigos de Santiago que se han hecho un viaje brugal.

Bueno el tema es que ellos han estado recorriendo Canadá, desde Toronto a Vancouver (e incluso haciendo una escapadita a Las Vegas, ¡malditos bastardos!), mas nosotros como pobres currelas emigrados que somos, solamente hemos podido estar con ellos durante los fines de semana. El encuentro con ellos se produjo en Vancouver, la ciudad antipalomas, lugar en donde nos encontramos también, con nuestro gran amigo Joe.

DSC_1084

Que despliegue de medios por favor, y es que en esta ciudad, balcones, alféizares o cualquier superficie en la que se pueda apoyar una paloma está equipada con unos pinchos que harán que estas ratas voladoras no se les ocurra apoyar sus hermosos culos en dichas superficies, a no ser, que alguna haya salido un poco tocada del ala y se nos haya pasado al masoquismo… En general la ciudad es un lugar maravilloso para vivir, tienes por un lado el océano y por el otro la montaña. Ciudad muy liberal y con un nivel gastronómico de cagarse por la pata abajo, siempre recordaré el ramen de ese maldito restaurante japonés, lugar en el que me perdí al ir al baño, increíble pero cierto, apareciendo en otro restaurante y llegando a pensar que los yakuzas me querían secuestrar. Además de Vancouver tuvimos suerte de poder ir en coche hasta Whistler, pero por desgracia no nos encontramos con Blade. Descubrimos que este sitio es uno de los mejores lugares del mundo para hacer deportes de invierno, ¡qué pasada! pero como no había nieve lo que hacía la peña era subir en los telesillas con las bicis y bajar fostiaos. En fin, que hicimos lo que se hace cuando uno va a una ciudad, se taja y explora. En definitiva un gran lugar para vivir.

Emigrando a Canadá

Durante el siguiente fin de semana nos fuimos a las Rocky. ¿Otra vez? pues sí, otra vez y aun lo que nos queda por ver. Al contrario que en el otro viaje, esta vez nos fuimos a Banff y desafortunadamente, no vimos osos, los espantamos con nuestro olor de macho ibérico y tampoco fuimos en coche jajajaja, eso es para pringaos, esta vez nos fuimos con la casa a cuestas, en una pedazo de caravana. Para ello, lo primero, fue necesario conseguir la caravana, así que,no sin problemas, finalmente nuestros invitados aparecieron a las puertas de nuestra casa con el tremendo armatroste. Después, lo típico, nos fuimos al supermercado para aprovisionarnos, y es que nunca se sabe lo que puede pasar en las montañas. Eso sí, no sin antes liarla un poco y es que no es fácil manejar un bicho de esos y mucho menos en un parking. Bueno, que finalmente pudimos comprar las movidas, reventamos un bote de salsa barbacoa en el supermercado poniéndonos perdidos y nos marchamos bloqueando un carro de la compra. ¿Cómo se puede bloquear un maldito carro de la compra? easy job my friend, y es que aparcamos la caravana en el límite del parking y parece ser que estos carros tienen un dispositivo, mediante el cual, si te pasas de un punto, las ruedas se bloquean, ¡pero ésto que es chico! vaciamos el carro y lo devolví con un esfuerzo digno de un cachalote gallego, a mí, mi dólar me lo devuelven, ¿qué cojones se han creído?

Emigrando a Canadá

Conclusión, el  viaje empezaba bien de carallo y mucho mejor se puso cuando, casi llegando a las Rocky, el Capitán Planeta, que viene de Las Vegas (Sir Goncha), está cansado, así que necesita un relevo al volante. Me pongo a pilotar la caravana, por cierto, no sabíamos encender las luces del cuadro de mandos, por lo tanto no sabíamos a la velocidad a la que íbamos, así que ya os podéis imaginar el percal. Pues no conforme con eso, estando yo a los mandos de la máquina se hace noche cerrada en las montañanas y por algún extraño motivo los canadienses me empiezan a pitar cada vez que me adelantan, condenados borrachos educados. Más adelante todo cobraría sentido y es que descubrimos que llevábamos las traseras apagadas, por lo tanto, un poco de razón sí que tenían, sobre todo teniendo en cuenta que aún no llevábamos la bandera pirata y las normas eran igual de estrictas para nosotros. Finalmente llegamos a nuestro destino sin más inconvenientes.

En cuanto a la experiencia, decir que fue inmejorable, sobre todo teniendo en cuenta que teníamos un gran capitán en nuestro barco pirata y una grandísima segunda de a bordo. Lo único que podría haber sido mejor, es que cuando vas en caravana y hay que vaciar el pozo negro, que maravilla, que derroche, con esa manguera súper cutre, es mágico, sobre todo si no tienes ni puta idea de lo que estás haciendo. En fin, que lo mejorcito del viaje fue sin duda hacer rafting en el Kicking Horse River, río que adquirió su nombre porque un explorador, cuando intentaba azuzar a su caballo para atravesar dicho río, recibió una coz terrible, debió ser en las pelotillas o algo así porque el notas decidió llamar al río algo así como Coz de Caballo. Al margen del pobre hombre y del desafortunado nombre del río, fue la leche. Para empezar la jornada nos trasladaron en un bus de estos legendarios amarillos para ir a la escuela, nos pusieron todo el equipo, nos explicaron cuatro cosas y antes de subir nos dieron las instrucciones de seguridad, que realmente acojonan y para terminar  subidón y a disfrutar, sobre todo con nuestro guía, que profesionalidad por favor, vaya máquina el tío (perdón por la calidad del vídeo, solamente os ponemos un pequeño corte del recorrido).

DSC_0344Lo mejor de hacer este tipo de fotos de patraña, es en el momento en el cual te giras y Sir Ester aparece rodeada de Coreanas, cual actriz de Hollywood.

DSC_0312

Despúes de pasar un fin de semana macanudo, nuestros caminos por segunda vez se separan, ellos se quedan una semana más en las Rocky y nosotros nos volvemos para casa que hay que descansar para que mañana podamos madrugar. Es obvio que ellos se quedan con la caravana y nosotros volvemos en bus. Lo que en España pasaría sin ningún problema (desde mi punto de vista el servicio de autobuses de media distancia en nuestro país funciona bien) ¡ay amigos!, aquí no es así… Como alguna vez os comenté, el transporte público en la mayoría de lugares de este país, deja mucho que desear, aquí un claro ejemplo. Nos montamos en el autobús, todo normal, llegamos a Calgary y hacemos el intercambio. El conductor, un auténtico profesional de gafas y guantes, un auténtico tranporter, dice por megafonía los horarios y lugar de salida de los siguientes autobuses, muy galante por su parte… pero ¡oh! el nuestro no está (mala suerrrrrrte) le preguntamos a ver qué pasa con su rollo y nos dice que se le fue la bola y que tenemos que ir corriendo para no perderlo (quemo la estación y la ciudad entera con lo aprendido por los yakuzas). Hasta aquí todo más o menos normal, lo bonito empieza ahora. Nos subimos en el otro bus, retraso de la polla y saliendo de Calgary el busero casi se pasa la salida, hasta que todo el mundo en el bus empezó a gritar para que girase a la derecha y volantazo que te crió, bueno, un despiste lo tiene cualquiera, no pasa nada señor conductor canadiense. Seguimos el trayecto, de repente, sin motivo aparente, para el bus en el arcén de la autopista para preguntar si alguien se para en Red Deer (ciudad entre Calgary y Edmonton) toda la peña flipando pues es un bus directo, información, que por supuesto todos los pasajeros le hicieron saber al despistado piloto. En este punto, la peña se empieza a oler el percal, este fulano no sabe de qué va la movida. Algún pasajero lanzó la  pregunta de si sabe llegar a Edmonton y si sabe dónde tiene que parar, su respuesta es que no tiene ni pajolera idea. ¡Bum! amigos, vamos con un piloto que no sabe a dónde nos tiene que llevar ni por dónde tiene que ir. Lo que más me sorprendió fue la tranquilidad de la peña, como si estuviesen acostumbrados y aquí no pasa nada. Sin más; al final con un par de horas de retraso y gracias a los gps pudimos llegar a destino.

Para finalizar el tocho de septiembre que pasamos con esta pareja, decir que pararon  el fin de semana en Edmonton. Ya sabéis, una barbacoa con barriles de birra, aderezados con la gran suerte de poder ver en directo un partido de hockey, la mejor combinación para nuestra pequeña ciudad.

2013-09-22-2

Y así tal y como llegaron, se despidieron de Canadá. Nos veremos en la próxima cruzada mis camaradas, todo un placer y ¡cuidado con quién os jugáis los cuartos, somos peña chunga!

DSC_1144

Sir Verodoso

Emigrando a Canadá. Capítulo XXIV.

No vengo con ninguna historieta, hasta septiembre nada de nada chico.

Hoy os traigo un vídeo. Básicamente es la ruta de todos los días de casa al curro. Simplemente es para que veáis la ciudad en la que vivimos. El vídeo está acelerado para que se haga menos pesado.

Aquí os lo dejo, espero que no os disguste

Emigrando a Canadá. Capítulo XXIV

No vengo con ninguna historieta, hasta septiembre nada de nada chico.

Hoy os traigo un vídeo. Básicamente es la ruta de todos los días de casa al curro. Simplemente es para que veáis la ciudad en la que vivimos. El vídeo está acelerado para que se haga menos pesado.

Aquí os lo dejo, espero que no os disguste

 

Sir Verdoso

Emigrando a Canadá. Capítulo XXIII

Ya son 23 capítulos de Emigrando a Canadá dando la chapa con la experiencia canadiense esta, manda carallo. Con esto obtengo dos conclusiones, el tiempo vuela y soy un pesado de cojones… Bueno espero por lo menos que os siga entreteniendo, al lío.

Hemos vuelto para España, sólo de vacaciones, por ahora aún no nos echan de aquí. Creo que fueron algo más de 2 semanas, pero claro con tanto comer y beber, pues uno  olvida. La sensaciones, pues lo mismo que cuando vivía en otros puntos de España y volvía a casa, las cosas siguen estando ahí, igual que las dejamos, así que para los que tengáis miedo de marchar, no lo dudéis. Bueno, comentar que el viaje de vuelta comenzó con una historia bastante dura. Nos bajamos en la parada de autobús de Edmonton, en dónde cogeríamos el autobús que nos llevaría al aeropuerto de Calgary. Nada más llegar  un chico me pregunta si soy español, sorprendido respondo afirmativamente. Resulta que me reconoció porque siempre viajo con un pantalón del Atlético de Madrid. El joven mozalbete resultó ser de Valencia, pero lo más duro fue su historia, la cual nos fue desvelando puesto que coincidimos durante unas cuantas horas, dado que teníamos el mismo vuelo Calgary-Londres. Resulta que el mozo, de cuyo nombre no me quiero acordar, se vino a Edmonton por amor. Tenía una novia londinense, la cual vivía en Valencia, pero su familia era de Edmonton (ahí es nada la campeona esta). Pues estos se conocieron en Valencia, 2 años de relación después, 1 de los cuales se lo pasaron conviviendo, ella decide trasladarse a Edmonton, el la apoya, y decide dejar su trabajo y venirse con ella unos meses después. Pero… ¡sorpresa! cuando el pobre hombre llega a Edmonton, se encuentra a la fulana, nunca mejor dicho, con otro tipo. Ella dice que lleva unas cuantas semanas con él, pero quería ver si con el reencuentro la llama volvía a encenderse. Pedazo de guarra, las llamas las hago en tu casa contigo dentro perra. Tiene cojones la cosa, pero lo peor es que el chaval no tiene otro sitio en dónde quedarse y con sus dos cojones se queda en la casa de los padres de la guarra esta, tal y como estaba planeado. Conviviendo con sus padres, la tipa y esporádicamente el nuevo novio. Así hasta 3 meses después, que decide volverse a casa sin novia y sin trabajo pero con un par de cojones. Esto es lo que denomino una dureza total, sin duda una experiencia que difícilmente podrá olvidar.

Bueno, volvemos a lo nuestro que me he enredado con un cotilleo sin más. Una vez que llegamos a London, nos vamos a la puerta de embarque que nos lleva para casa. Que cambio macho, de repente estábamos en España sin salir de Londres. Un alboroto, una cosa loca chico, no se escucha a la de megafonía, la cual llama primero a las filas traseras del avión pero allí no se mueve ni dios de la cola, hasta que la notas sale por allí y ya se pone a gritar como tiene que ser, spanish style, ¡a ver los de la fila 20 a la 30 pá dentro! jajajaja y lo peor de todo es que la peña seguía sin dejarnos pasar… ¡bienvenidos a casa de nuevo amigos!, somos la ostia. Después en el avión más de lo mismo, una actividad frenética, toda la peña de un lado para otro liándola sin parar, sinceramente ya se nos había olvidado todo esto jajaja ¡la polla!

Poco más que contar de España que no sepáis, pulpo, Estrella Galicia y licor café, además de comida de mamá y playuqui.

946709_10201483089950089_1625838481_n

Bueno, pues eso, que ya estamos de vuelta por aquí dando guerra otra vez. Para celebrar la vuelta ayer hicimos una cena en casa de nuestro gran amigo Joe, todo un fenómeno. Pues para esa cena a la peña se le metió en la cabeza una paella. Nunca en mi vida había hecho una paella, pero más o menos suponía que era lo mismo que una arrocito, pero claro, hay que hacerles el kit completo así que a buscar paellera en Edmonton… Para tal menester nos dirigimos al Italy Centre ya que si pretendes buscar algún producto español ese es el lugar adecuado. Hubo suerte de carallo, nos pillamos una paellera profunda, como la garganta,  cojonuda para hacer todo tipo de guisos y todas esas movidas, la paellera, no la garganta. Compramos además panceta y chorizo español para el duro invierno poder hacer legumbres como dios manda. ¡Además nos encontramos con pulpo gallego! estaba contentísimo, empecé a gritar como un enfermo mental, ¡pulpooooooo hay pulpooooooo! 3 minutos hasta que se me pasó el subidón de encontrarme un puto cefalópodo congelado. Nos los íbamos a comprar, hasta que vimos el precio…

Emigrando a Canadá. Capítulo XXIII

¡Madafakas! 100 pavos por un pulpiño me parece un poco locura de cojones. Pero ya se ha comentado que lo vamos a pagar entre 4 o 5 y así les damos un poco de la tierra a estos canadienses.

En el camino nos encontramos con mi tienda y obligué a Ester a que le sacase la foto. No sé quién será ese Jordans, pero le voy a tener que partir la puta cara… (bueno, para los que no lo sepáis mi nombre es Lino y mi madre Rosa,, y mi padre Lino también, es normal que sea biólogo vegetal chistacoooorrrrr, muérte pringao, déjanos en paz capullo queremos seguir leyendo tus mierdas canadienses cada día menos graciosas).

Emigrando a Canadá. Capítulo XXIII

Después de esto vimos una tienda de acuarios, por si no lo sabíais soy un poco friki de ese mundo, de hecho, mi vida como blogero empezó con eso, de ahí fuimos evolucionando hasta hacer esto, esta cosa… página, web, llámale como quieras…

Pues por aquí son unos máquinas del marino la verdad, de agua dulce poquito y por supuesto todo a lo grande, vaya tienda macho. Para los amigos de los peces jajajaj que mal suena esto, os dejo por aquí unas fotos de unas Potamotrygon bien chulas… Tenían unos marinos de la ostia, pero la cámara del aparato no ayudaba mucho, así que disculpas por la calidad de las fotos.

Emigrando a Canadá. Capítulo XXIII Emigrando a Canadá. Capítulo XXIII

Por útlimo comentaros que para hacer la paella de marisco, por aquí nada de nada fresquito. Así que nos vimos obligados a comprar un mix de mariscos congelados de China, no daba un duro por ellos, pero el resultado ha sido brutal:

Emigrando a Canadá. Capítulo XXIII

Lo que pasa es que por aquí la peña le quería meter el diente y claro, esto lleva su tiempo y se empezaron a impacientar…

img_1193

Esta será la útlima vez que me veáis sin la camiseta del mounstro de las galletas, ha sido un desliz…

Decir que hay peña que no tiene ni puta idea de comer y que miren con cara de asco este plato es terrible, pobres ignorantes gastronómicos. Eso sí, más para los demás y la paella voló en cero coma (disculpas ante toda esa gente del levante por denominar a esto paella, no pretendo faltarle al respeto a nadie, nunca podré alcanzar ese manjar que un día comimos en casa de la señorita V.Ferrandis).

Nos vemos en el siguiente capítulo que promete bastante, puesto que Sir Gon y Sir Andrew Barrimore, se vienen 23 días en septiembre a Canadá, eso sí, hemos organizado el viaje para que no pisen Edmonton jajajaja. Los vuelos a Vancouver están ya comprados y la caravana para las Rockys viene de camino, esto promete…

Sir Verdoso

Emigrando a Canadá. Capítulo XXIII.

Ya son 23 capítulos dando la chapa con la experiencia canadiense esta, manda carallo. Con esto obtengo dos conclusiones, el tiempo vuela y soy un pesado de cojones… Bueno espero por lo menos que os siga entreteniendo, al lío.

Hemos vuelto para España, sólo de vacaciones, por ahora aún no nos echan de aquí. Creo que fueron algo más de 2 semanas, pero claro con tanto comer y beber, pues uno  olvida. La sensaciones, pues lo mismo que cuando vivía en otros puntos de España y volvía a casa, las cosas siguen estando ahí, igual que las dejamos, así que para los que tengáis miedo de marchar, no lo dudéis. Bueno, comentar que el viaje de vuelta comenzó con una historia bastante dura. Nos bajamos en la parada de autobús de Edmonton, en dónde cogeríamos el autobús que nos llevaría al aeropuerto de Calgary. Nada más llegar  un chico me pregunta si soy español, sorprendido respondo afirmativamente. Resulta que me reconoció porque siempre viajo con un pantalón del Atlético de Madrid. El joven mozalbete resultó ser de Valencia, pero lo más duro fue su historia, la cual nos fue desvelando puesto que coincidimos durante unas cuantas horas, dado que teníamos el mismo vuelo Calgary-Londres. Resulta que el mozo, de cuyo nombre no me quiero acordar, se vino a Edmonton por amor. Tenía una novia londinense, la cual vivía en Valencia, pero su familia era de Edmonton (ahí es nada la campeona esta). Pues estos se conocieron en Valencia, 2 años de relación después, 1 de los cuales se lo pasaron conviviendo, ella decide trasladarse a Edmonton, el la apoya, y decide dejar su trabajo y venirse con ella unos meses después. Pero… ¡sorpresa! cuando el pobre hombre llega a Edmonton, se encuentra a la fulana, nunca mejor dicho, con otro tipo. Ella dice que lleva unas cuantas semanas con él, pero quería ver si con el reencuentro la llama volvía a encenderse. Pedazo de guarra, las llamas las hago en tu casa contigo dentro perra. Tiene cojones la cosa, pero lo peor es que el chaval no tiene otro sitio en dónde quedarse y con sus dos cojones se queda en la casa de los padres de la guarra esta, tal y como estaba planeado. Conviviendo con sus padres, la tipa y esporádicamente el nuevo novio. Así hasta 3 meses después, que decide volverse a casa sin novia y sin trabajo pero con un par de cojones. Esto es lo que denomino una dureza total, sin duda una experiencia que difícilmente podrá olvidar.

Bueno, volvemos a lo nuestro que me he enredado con un cotilleo sin más. Una vez que llegamos a London, nos vamos a la puerta de embarque que nos lleva para casa. Que cambio macho, de repente estábamos en España sin salir de Londres. Un alboroto, una cosa loca chico, no se escucha a la de megafonía, la cual llama primero a las filas traseras del avión pero allí no se mueve ni dios de la cola, hasta que la notas sale por allí y ya se pone a gritar como tiene que ser, spanish style, ¡a ver los de la fila 20 a la 30 pá dentro! jajajaja y lo peor de todo es que la peña seguía sin dejarnos pasar… ¡bienvenidos a casa de nuevo amigos!, somos la ostia. Después en el avión más de lo mismo, una actividad frenética, toda la peña de un lado para otro liándola sin parar, sinceramente ya se nos había olvidado todo esto jajaja ¡la polla!

Poco más que contar de España que no sepáis, pulpo, Estrella Galicia y licor café, además de comida de mamá y playuqui.

946709_10201483089950089_1625838481_n

Bueno, pues eso, que ya estamos de vuelta por aquí dando guerra otra vez. Para celebrar la vuelta ayer hicimos una cena en casa de nuestro gran amigo Joe, todo un fenómeno. Pues para esa cena a la peña se le metió en la cabeza una paella. Nunca en mi vida había hecho una paella, pero más o menos suponía que era lo mismo que una arrocito, pero claro, hay que hacerles el kit completo así que a buscar paellera en Edmonton… Para tal menester nos dirigimos al Italy Centre ya que si pretendes buscar algún producto español ese es el lugar adecuado. Hubo suerte de carallo, nos pillamos una paellera profunda, como la garganta,  cojonuda para hacer todo tipo de guisos y todas esas movidas, la paellera, no la garganta. Compramos además panceta y chorizo español para el duro invierno poder hacer legumbres como dios manda. ¡Además nos encontramos con pulpo gallego! estaba contentísimo, empecé a gritar como un enfermo mental, ¡pulpooooooo hay pulpooooooo! 3 minutos hasta que se me pasó el subidón de encontrarme un puto cefalópodo congelado. Nos los íbamos a comprar, hasta que vimos el precio…

IMG_0476

¡Madafakas! 100 pavos por un pulpiño me parece un poco locura de cojones. Pero ya se ha comentado que lo vamos a pagar entre 4 o 5 y así les damos un poco de la tierra a estos canadienses.

En el camino nos encontramos con mi tienda y obligué a Ester a que le sacase la foto. No sé quién será ese Jordans, pero le voy a tener que partir la puta cara… (bueno, para los que no lo sepáis mi nombre es Lino y mi madre Rosa,, y mi padre Lino también, es normal que sea biólogo vegetal chistacoooorrrrr, muérte pringao, déjanos en paz capullo queremos seguir leyendo tus mierdas canadienses cada día menos graciosas).

IMG_0477

Después de esto vimos una tienda de acuarios, por si no lo sabíais soy un poco friki de ese mundo, de hecho, mi vida como blogero empezó con eso, de ahí fuimos evolucionando hasta hacer esto, esta cosa… página, web, llámale como quieras…

Pues por aquí son unos máquinas del marino la verdad, de agua dulce poquito y por supuesto todo a lo grande, vaya tienda macho. Para los amigos de los peces jajajaj que mal suena esto, os dejo por aquí unas fotos de unas Potamotrygon bien chulas… Tenían unos marinos de la ostia, pero la cámara del aparato no ayudaba mucho, así que disculpas por la calidad de las fotos.

IMG_0478 IMG_0483

Por útlimo comentaros que para hacer la paella de marisco, por aquí nada de nada fresquito. Así que nos vimos obligados a comprar un mix de mariscos congelados de China, no daba un duro por ellos, pero el resultado ha sido brutal:

IMG_1195

Lo que pasa es que por aquí la peña le quería meter el diente y claro, esto lleva su tiempo y se empezaron a impacientar…

IMG_1193

Esta será la útlima vez que me veáis sin la camiseta del mounstro de las galletas, ha sido un desliz…

Decir que hay peña que no tiene ni puta idea de comer y que miren con cara de asco este plato es terrible, pobres ignorantes gastronómicos. Eso sí, más para los demás y la paella voló en cero coma (disculpas ante toda esa gente del levante por denominar a esto paella, no pretendo faltarle al respeto a nadie, nunca podré alcanzar ese manjar que un día comimos en casa de la señorita V.Ferrandis).

Nos vemos en el siguiente capítulo que promete bastante, puesto que Sir Gon y Sir Andrew Barrimore, se vienen 23 días en septiembre a Canadá, eso sí, hemos organizado el viaje para que no pisen Edmonton jajajaja. Los vuelos a Vancouver están ya comprados y la caravana para las Rockys viene de camino, esto promete…

Emigrando a Canadá. Capítulo XXII.

Hola hola caracola. Esta entrada, tal vez a describir la experiencia más puramente canadiense que hemos vivido desde que hemos llegado a este hermoso país. Coincidiendo con un fin de semana largo, debido a la celebración del día de Canadá, decidimos alquilar un coche y hacer una escapadita a las Rocky Mountains, más concretamente a Jasper.

La excursión empieza con el alquiler del coche, al igual que la última vez que alquilamos para ir a Elk National Park, nos direon un cochazo, pagamos con el seguro y todo, desde el sábado al lunes unos 200$, que no ecus, ojo. Desde Edmonton a Jasper hay unos 350km, entre 3 y 4 horas. Ciertamente saliendo de Edmonton el panorama es aburrido y en ningún momento pensarías que estás en Canadá, pero amigo, cuando empiezas a llegar a las montañas la cosa cambia. Por fin estábamos en Canadá.

IMG_0904

IMG_0899

Una vez en el parque, es necesario pagar una entrada, que son unos 19$ al día, te dan la entrada y la pegas en el fronto del coche (en el parabrisas). Una vez dentro del parque nos dirigimos al pueblo, dónde por supuesto se encontraba toda la información necesaria. El tema es que nos atendió un fenómeno. Nos dijo que no había ningún camping con plazas libres, que para la gentuza como nosotros había un sitio en dónde nos metían a todos juntos, señor señor, pero es que intentamos reservar ayer, ya guapa, pero la movida es que tienen ustedes que reservar con 3 meses de antelación. Cágate lorito con estos canadienses. El tío muy majo la verdad, decía que en Méjico había aprendido lo que era la “comida corrida”, decía que le gustaba mucho… en fin que le aproveche el bukake señor, madre mía!!

Bueno, llegamos al camping de despojados de la Tierra Media, muy bien todo, allí toda la peña super pro con sus caravanas, sus barbacoas y toda la ostia. Al final elegimos el sitio perfecto si no fuera por un puto pájaro de mierdahijoputaasquerosoahísemueraélytodasuputajodidaprogenie. La entrada en el camping creo recordar unos 13 pavitos por noche.

En estos lugares si tienes pasta y tiempo puedes hacer de todo, desde rutas en avioneta, rafting, escalada, lo que te de la gana. Nosotros como no teníamos nada de eso, decidimos hacer rutas de senderismo para ver un poco el percal. Que os voy a contar, la verdad es que una maravilla todo, una desconexión y una belleza de la leche. El cómputo general fueron 5 osos y 2 caribús, además de ardillitas, ranitas y toda esa pollada. Todos los osos los vimos desde el coche, algunos hasta se podían tocar, pasaban de ti como de la mierda. Evidentemente no eran Grizzlies, si no osos negros. Relamente nunca pensé que íbamos a ver un oso y menos 5. La principal preocupación era ver estos osos mientras estabas fuera del coche de excursión por ahí… la peña con campanas, spray antiosos y las de dios. Incluso en información nos dieron un folleto para saber que hacer en caso de encontrarte un oso, madre mía! yo sé de alguna que si ve un oso lo que haría sería correr… pero básicamente mientras ibas andando ibas aplaudiendo para hacer ruído y que el oso se asustase, a no se que estuviese hambriento, entonces sabría a dónde ir para comer… en fin que a veces la cosa resultaba un poco ridícula (personalmente no di ninguna palmadita, yo quería encontrarme al oso y pelear con él con mis propias manos y cenar oso).

IMG_1056

IMG_1008

Bueno, realmente toda una experiencia canadiense, y como siempre los putos jodidos mosquitos tocando la polla…

El lunes era el día de Canadá. Motivo principal por el que pudimos hacer esta escapadita, pues era festivo. En Jasper, en el pueblo, lo celebraban a lo grande. Por 2$ nos daban pancackes (a mi me dieron 3, me vieron con hambre), 2 salchichitas, el sirope de arce, café y zumo de naranja. Todo el pueblo en el parque, todos con banderas de Canadá y todos vestidos de rojo y blanco. No me imagino esto en nuestro país, la verdad es que no.

IMG_1018 IMG_1025

IMG_1069

Bueno pues después de esto nos fuimos a ver un glaciar en formación, pegarnos un bañito en el río y para casita a ver los fuegos artificiales a Edmonton. Un día muy canadiense sin lugar a dudas…

DCIM100GOPRO IMG_1044

Bueno, sin más. No creo que escribamos más por un tiempo, puesto que a mediados de Julio nos volvemos unos días para casa, pero esperamos volver con más movidas de Canadá pronto. De hecho estamos preparando una pequeña entrada con 10 diferencias entre España y Canadá, y no hablo de chorradas como moneda, idioma, clima, mierdas de esas, hablo de chorradas y porquería de verdad… hasta la siguiente.

Emigrando a Canadá. Capítulo XXII

Hola hola caracola. Esta entrada, tal vez a describir la experiencia más puramente canadiense que hemos vivido desde que hemos llegado a este hermoso país. Coincidiendo con un fin de semana largo, debido a la celebración del día de Canadá, decidimos alquilar un coche y hacer una escapadita a las Rocky Mountains, más concretamente a Jasper.

La excursión empieza con el alquiler del coche, al igual que la última vez que alquilamos para ir a Elk National Park, nos direon un cochazo, pagamos con el seguro y todo, desde el sábado al lunes unos 200$, que no ecus, ojo. Desde Edmonton a Jasper hay unos 350km, entre 3 y 4 horas. Ciertamente saliendo de Edmonton el panorama es aburrido y en ningún momento pensarías que estás en Canadá, pero amigo, cuando empiezas a llegar a las montañas la cosa cambia. Por fin estábamos en Canadá.

Emigrando a Canadá. Capítulo XXII

Emigrando a Canadá. Capítulo XXII

Una vez en el parque, es necesario pagar una entrada, que son unos 19$ al día, te dan la entrada y la pegas en el fronto del coche (en el parabrisas). Una vez dentro del parque nos dirigimos al pueblo, dónde por supuesto se encontraba toda la información necesaria. El tema es que nos atendió un fenómeno. Nos dijo que no había ningún camping con plazas libres, que para la gentuza como nosotros había un sitio en dónde nos metían a todos juntos, señor señor, pero es que intentamos reservar ayer, ya guapa, pero la movida es que tienen ustedes que reservar con 3 meses de antelación. Cágate lorito con estos canadienses. El tío muy majo la verdad, decía que en Méjico había aprendido lo que era la “comida corrida”, decía que le gustaba mucho… en fin que le aproveche el bukake señor, madre mía!!

Bueno, llegamos al camping de despojados de la Tierra Media, muy bien todo, allí toda la peña super pro con sus caravanas, sus barbacoas y toda la ostia. Al final elegimos el sitio perfecto si no fuera por un puto pájaro de mierdahijoputaasquerosoahísemueraélytodasuputajodidaprogenie. La entrada en el camping creo recordar unos 13 pavitos por noche.

En estos lugares si tienes pasta y tiempo puedes hacer de todo, desde rutas en avioneta, rafting, escalada, lo que te de la gana. Nosotros como no teníamos nada de eso, decidimos hacer rutas de senderismo para ver un poco el percal. Que os voy a contar, la verdad es que una maravilla todo, una desconexión y una belleza de la leche. El cómputo general fueron 5 osos y 2 caribús, además de ardillitas, ranitas y toda esa pollada. Todos los osos los vimos desde el coche, algunos hasta se podían tocar, pasaban de ti como de la mierda. Evidentemente no eran Grizzlies, si no osos negros. Relamente nunca pensé que íbamos a ver un oso y menos 5. La principal preocupación era ver estos osos mientras estabas fuera del coche de excursión por ahí… la peña con campanas, spray antiosos y las de dios. Incluso en información nos dieron un folleto para saber que hacer en caso de encontrarte un oso, madre mía! yo sé de alguna que si ve un oso lo que haría sería correr… pero básicamente mientras ibas andando ibas aplaudiendo para hacer ruído y que el oso se asustase, a no se que estuviese hambriento, entonces sabría a dónde ir para comer… en fin que a veces la cosa resultaba un poco ridícula (personalmente no di ninguna palmadita, yo quería encontrarme al oso y pelear con él con mis propias manos y cenar oso).

Emigrando a Canadá. Capítulo XXII

Emigrando a Canadá. Capítulo XXII

Bueno, realmente toda una experiencia canadiense, y como siempre los putos jodidos mosquitos tocando la polla…

El lunes era el día de Canadá. Motivo principal por el que pudimos hacer esta escapadita, pues era festivo. En Jasper, en el pueblo, lo celebraban a lo grande. Por 2$ nos daban pancackes (a mi me dieron 3, me vieron con hambre), 2 salchichitas, el sirope de arce, café y zumo de naranja. Todo el pueblo en el parque, todos con banderas de Canadá y todos vestidos de rojo y blanco. No me imagino esto en nuestro país, la verdad es que no.

Emigrando a Canadá. Capítulo XXII IMG_1025

Emigrando a Canadá. Capítulo XXII

Bueno pues después de esto nos fuimos a ver un glaciar en formación, pegarnos un bañito en el río y para casita a ver los fuegos artificiales a Edmonton. Un día muy canadiense sin lugar a dudas…

DCIM100GOPRO IMG_1044

Bueno, sin más. No creo que escribamos más por un tiempo, puesto que a mediados de Julio nos volvemos unos días para casa, pero esperamos volver con más movidas de Canadá pronto. De hecho estamos preparando una pequeña entrada con 10 diferencias entre España y Canadá, y no hablo de chorradas como moneda, idioma, clima, mierdas de esas, hablo de chorradas y porquería de verdad… hasta la siguiente.

Sir Verdoso y señora

Emigrando a Canadá. Capítulo XXI.

Bueno, soy consciente de que os había dicho que para esta entrada os iba a hablar del viaje a las Rocky y a Las Vegas. Os tendréis que conformar con Las Vegas, puesto que el viaje a las Rocky lo hemos aplazado para el mes de agosto-septiembre.

 

Bueno pues allá vamos. Lo primero comentar que no me voy a meter en detalle con lo sucedido en esta ciudad de auténtica perdición y locura, huelga decir que lo que pasa en Las Vegas, se queda en Las Vegas. Pero, evidentemente si todo se quedase allá, yo no tendría nada que contar aquí, así que voy a omitir algunos detalles y limaré esta historia para que sea apta para todos los públicos.

 

El viaje empezó de puta madre, con un retraso de 5 horazas en Denver Nuggets. Por lo menos fuimos a reclamar a la compañía y nos dieron 10$ a cada uno para comer algo (además de la reclamación que hemos hecho nada más llegar a casa, puesto que en el aeropuerto no hacen este tipo de trámites). Pero ojo, la tipa nos dice que el avión se ha retrasado y que no sale hasta pasada la medianoche. Bien, tenemos tiempo, de modo que vamos a piyar algo de jala, dado que a pesar de que no tengamos hambre, necesitaremos cemento para aguantar la tajada que nos espera nada más aterrizar. Pues el tema es que llegamos a la puerta de embarque casi a las 23:00 zulú y mira tu por dónde, la peña ya estaba terminando de embarcar, oh! que suerte que hemos tenido chico!! Bueno, pues pa dentro del avión. Os podéis imaginar el percal… peña que va a Las Vegas, con un retraso de 5 horas ¿qué hacer? pues sí, se tajan como cerdos, de modo que las caras de los últimos en embarcar (los más tajados) eran un cuadro, eso sí, después todo dios durmiendo en el avión.

 

La movida es que llegamos a esa ciudad de la perdición, y como no, lo primero que ves al llegar al aeropuerto son tragaperras, no podía ser de otro modo. Finalmente llegamos al hotel. Comentar que la peña que va a Las Vegas, se suele alojar en los hoteles-casino potentes, nosotros no. Somos pobres, de modo que reservamos una pensión, eso sí, excelentemente situada, justo al lado del MGM, lugar en donde desarrollamos gran parte de nuestra actividad esa noche. No estaba mal el sitio, en torno a los 100$ 4 noches. Bueno, el tema es que llegamos con 500$ en el bolsillo para 5 días, lo cual es irrisorio, ciertamente cuando uno va a Las Vegas. Pero, como buenos pícaros, sabemos algunos trucos, así que allí nos fuimos al casino. Tal y como os he comentado, al MGM, es uno de los más grandes del mundo, y ciertamente es impresionante. Bueno pues una vez dentro empiezo a ver tías vestidas como auténticas prostitutas, bueno, he de decir que tengo visto prostitutas en la calle con mucha más clase que estas tías. Madre mía, que postureo, elevado a la máxima potencia, tetas de plástico, tacones inverosímiles, tíos totalmente galácticos… todo era fashion total, madre mía, pero dónde carallo estoy, ah! coño! que estoy en las putas Vegas y me imagino que para ser guay tienes que ir pintada como una payasa y con tacones de equilibrista, ¡qué despiste el mío! jajaja brutal, un mundo subrealista totalmente. Bueno, que nosotros vamos a lo que vamos, así que nos dirigimos a las tragaperras con el objetivo de ponernos finos. Oye sir, finos de qué, qué carallo hablas parvo. Amigos, os voy a contar un secreto que todo el mundo sabe, en Las Vegas, te quieren emborrachar, para que gastes más y más dinero… Efectivamente, las camareras te traen las bebidas si te ven jugar, brutal!! ¿y cuál es la opción más barata? pues las tragas. Evidentemente te puedes dejar tu salario si no andas con cuidado, pero, personalmente no me considero un gambler (jugador), bueno, no demasiado, de modo que lo ideal es jugar a 1 centavo, de modo que si metes 1 dólar, tienes 100 créditos y puedes pasar 30 minutos dándole al botón, eso sí, no esperes ganar un pavo, es solamente para tajarte. El saldo de la noche, fue el esperado, nos hicimos amigos de una camarera mejicana, con todo lo que eso implica y cuando salimos del casino hacía un sol de carallo, prefiero no decir la hora, pero el sol estaba bastante arriba. Por cierto, en Las Vegas hace un calor horrible, no me imagino eso en el mes de Julio-Agosto.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Bueno al día siguiente nos levantamos moribundos. Pactamos no beber esa noche… imaginaos. El tema es que decidimos patear la city. Es exactamente como en las pelis, ni más ni menos. Los negratas, son negratas, se mueven igual, hablan igual, mucha barbie cuyo ídolo me imaigno que será la retrasada de Paris Hilton, la peña es super yankie, no sé explicarlo mejor. Igualito que en las películas. Bueno la movida es que andamos cortos de pasta, no porque hayamos quemado todo el día anterior, si no porque nuestro presupuesto es muy ajustado, de modo que no podemos ver ningún espectáculo ni poyadas de esas (más o menos te dejas 50$ entre comidas y cenas para los 2, no es mucha pasta, pero eso nos deja un presupuesto de 50$ para la noche y extras). Este día lo dedicamos a ir a los outlet, somos conscientes de que en Las Vegas la ropa es barata (ni en nuestros mejores sueños soñamos que sería taaaan barata). CONSEJO: si alguna vez visitáis este lugar, no compréis ropa en un año, es todo súper barato (Levis 35$, Bambas 30$, hay que buscar, pero algo aparece, yo me quedé flipado, me traje 2 pares de zapas por la mitad de precio de lo que me cuesta un par en España).  Ah! y otra movida, existe el Guiri bus, que te cobra 6$ por viaje, 8$ por 12 horas y 12$ por 24 horas, olvidar estas tarifas, súbete a un bus normal, paga 5$ por pase diario y úsalo en el guiri bus, te ahorrarás una pasta! y ni se te ocurra meterte en un taxi, no sé lo que te clavarán, pero el trasnporte público no es tan horrible..

 

Sinceramente me cuesta discernir qué fue lo que hicimos cada día. Sé que fuimos al Downtown (que viene a ser el centro) de la ciudad. Joder que diferencia. Allí estaban los casinos de la vieja guardia, los primeros colonizadores. Si todos los casinos huelen a chimichurri, estos ya eran lo máximo. Pasábamos de las camareras tetonas y crupieres jamonas a abuelitas, en serio, creo que había crupieres de más de 70 palos, eso sí, súper felices!!. Los jugadores eran todo peña mayor y las apuestas mínimas mucho más baratas, así como la comida, mucho mejor y económica. Mucho más agradable todo!!

 

Creo que fue el lunes o el domingo, estábamos caninos y yo no me podía marchar de Las Vegas sin jugar a mi juego (Poker). Cogí la entrada mínima para las mesas de cash ($$$$) de lo que nos había sobrado el día anterior, puesto que os recuerdo que no nos habíamos tajado y decidimos guardar pasta con tal propósito. Allí me fui, era la auténtica putita de la mesa, toda la peña cuadriplicaba por lo menos la cantidad que yo tenía… En la mesa, tenemos al típico yankie con sombrero de cowboy, tenemos a Wade (un negraco muy simpático, con sus cascos galácticos), tenemos a un escocés cieguísimo (eran las 10 de la mañana) y un par de jugadores de verdad y otro par que no sabían dónde estaban. Después estaba yo, con mi camiseta del mounstro de las galletas, mis chancletas y el pantalón del Atleti. Resumiendo, pasadas 2 horas, conté mis fichas, y conforme con haber multiplicado por 4 me levanté de la mesa y me marché todo contento y a seguir disfrutando de Las Vegas como dios manda.

 

Recuerdo también un grupo de chavales, muy majos, que tajaos iban por dios, pero muy muy simpáticos, gente campechana, eso sí, con pasta de carallo. Estaban de despedida de soltero, nos comentaron que se dejaron 400$ por ir a una fiesta de una piscina o no sé que carallo. El tema es que le pregunté si había visto alguna teta, me dijo que solamente medio pezón, que estaba muy disgutado. Me comentó que en lo que iba de viaje se había dejado más de 2000$ (sin contar vuelos), que llevaba ahorrando ese dinero meses. Eso sí, me lo dijo con una sonrisa enoooorme en la boca. Nos los encontramos 2 noches y al futuro marido no le vimos ni la sombra. Ese misma noche al salir del casino un tipo, mientras esperábamos a cruzar, nos preguntó si esto era un paso de cebra. Bien amigo, bien, creo que nunca he ido tan borracho en mi vida como para perder todas las neuronas del cerebro…

 

Hasta aquí lo que os puedo contar de nuestro viaje. Lo repetiría un millón de veces, realmente Las Vegas es una experiencia única, no creo que haya otro sitio igual en este planeta, un lugar donde se hablan todos los idomas del mundo, pero sobre todo español e inglés, un lugar para excitar todos tus sentidos, mirarás a cualquier sitio, menos para el suelo que pisas, dónde puedes comer platos que nunca habrías imaginado, puedes pasar de Brasil a Egipto, pasando por París en una sola calle, eso sí, es un lugar que carece de valores totalmente, existe un desprecio total por la figura de la mujer, lo que importa son las apariencias y un lugar donde la gente no tiene escrúpulos por el dinero (hemos visto apuestas desmesuradas, extractos del cajero automático de 2500$…) Pero realmente vale la pena visitarlo, una lástima no tener mucho más dinero, no para apostarlo, si no para ver alguno de los espectáculos que se ofrecen continuamente en la ciudad, podrías ver a  Celin Dion, el Circo del Sol, David Copperfield, lo que quisieses, en el momento que desees, es realmente una ciudad que nunca duerme.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Esta va con mucho amor para Sir Sexpot, que sé que le gusta mi camiseta…

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Nunca juguéis al Black Jack…

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

 

 

 

Emigrando a Canadá. Capítulo XXI

Bueno, soy consciente de que os había dicho que para esta entrada os iba a hablar del viaje a las Rocky y a Las Vegas. Os tendréis que conformar con Las Vegas, puesto que el viaje a las Rocky lo hemos aplazado para el mes de agosto-septiembre.

Bueno pues allá vamos. Lo primero comentar que no me voy a meter en detalle con lo sucedido en esta ciudad de auténtica perdición y locura, huelga decir que lo que pasa en Las Vegas, se queda en Las Vegas. Pero, evidentemente si todo se quedase allá, yo no tendría nada que contar aquí, así que voy a omitir algunos detalles y limaré esta historia para que sea apta para todos los públicos.

 El viaje empezó de puta madre, con un retraso de 5 horazas en Denver Nuggets. Por lo menos fuimos a reclamar a la compañía y nos dieron 10$ a cada uno para comer algo (además de la reclamación que hemos hecho nada más llegar a casa, puesto que en el aeropuerto no hacen este tipo de trámites). Pero ojo, la tipa nos dice que el avión se ha retrasado y que no sale hasta pasada la medianoche. Bien, tenemos tiempo, de modo que vamos a piyar algo de jala, dado que a pesar de que no tengamos hambre, necesitaremos cemento para aguantar la tajada que nos espera nada más aterrizar. Pues el tema es que llegamos a la puerta de embarque casi a las 23:00 zulú y mira tu por dónde, la peña ya estaba terminando de embarcar, oh! que suerte que hemos tenido chico!! Bueno, pues pa dentro del avión. Os podéis imaginar el percal… peña que va a Las Vegas, con un retraso de 5 horas ¿qué hacer? pues sí, se tajan como cerdos, de modo que las caras de los últimos en embarcar (los más tajados) eran un cuadro, eso sí, después todo dios durmiendo en el avión.

La movida es que llegamos a esa ciudad de la perdición, y como no, lo primero que ves al llegar al aeropuerto son tragaperras, no podía ser de otro modo. Finalmente llegamos al hotel. Comentar que la peña que va a Las Vegas, se suele alojar en los hoteles-casino potentes, nosotros no. Somos pobres, de modo que reservamos una pensión, eso sí, excelentemente situada, justo al lado del MGM, lugar en donde desarrollamos gran parte de nuestra actividad esa noche. No estaba mal el sitio, en torno a los 100$ 4 noches. Bueno, el tema es que llegamos con 500$ en el bolsillo para 5 días, lo cual es irrisorio, ciertamente cuando uno va a Las Vegas. Pero, como buenos pícaros, sabemos algunos trucos, así que allí nos fuimos al casino. Tal y como os he comentado, al MGM, es uno de los más grandes del mundo, y ciertamente es impresionante. Bueno pues una vez dentro empiezo a ver tías vestidas como auténticas prostitutas, bueno, he de decir que tengo visto prostitutas en la calle con mucha más clase que estas tías. Madre mía, que postureo, elevado a la máxima potencia, tetas de plástico, tacones inverosímiles, tíos totalmente galácticos… todo era fashion total, madre mía, pero dónde carallo estoy, ah! coño! que estoy en las putas Vegas y me imagino que para ser guay tienes que ir pintada como una payasa y con tacones de equilibrista, ¡qué despiste el mío! jajaja brutal, un mundo subrealista totalmente. Bueno, que nosotros vamos a lo que vamos, así que nos dirigimos a las tragaperras con el objetivo de ponernos finos. Oye sir, finos de qué, qué carallo hablas parvo. Amigos, os voy a contar un secreto que todo el mundo sabe, en Las Vegas, te quieren emborrachar, para que gastes más y más dinero… Efectivamente, las camareras te traen las bebidas si te ven jugar, brutal!! ¿y cuál es la opción más barata? pues las tragas. Evidentemente te puedes dejar tu salario si no andas con cuidado, pero, personalmente no me considero un gambler (jugador), bueno, no demasiado, de modo que lo ideal es jugar a 1 centavo, de modo que si metes 1 dólar, tienes 100 créditos y puedes pasar 30 minutos dándole al botón, eso sí, no esperes ganar un pavo, es solamente para tajarte. El saldo de la noche, fue el esperado, nos hicimos amigos de una camarera mejicana, con todo lo que eso implica y cuando salimos del casino hacía un sol de carallo, prefiero no decir la hora, pero el sol estaba bastante arriba. Por cierto, en Las Vegas hace un calor horrible, no me imagino eso en el mes de Julio-Agosto.

Emigrando a Canadá. Capítulo XXI

Bueno al día siguiente nos levantamos moribundos. Pactamos no beber esa noche… imaginaos. El tema es que decidimos patear la city. Es exactamente como en las pelis, ni más ni menos. Los negratas, son negratas, se mueven igual, hablan igual, mucha barbie cuyo ídolo me imaigno que será la retrasada de Paris Hilton, la peña es super yankie, no sé explicarlo mejor. Igualito que en las películas. Bueno la movida es que andamos cortos de pasta, no porque hayamos quemado todo el día anterior, si no porque nuestro presupuesto es muy ajustado, de modo que no podemos ver ningún espectáculo ni poyadas de esas (más o menos te dejas 50$ entre comidas y cenas para los 2, no es mucha pasta, pero eso nos deja un presupuesto de 50$ para la noche y extras). Este día lo dedicamos a ir a los outlet, somos conscientes de que en Las Vegas la ropa es barata (ni en nuestros mejores sueños soñamos que sería taaaan barata). CONSEJO: si alguna vez visitáis este lugar, no compréis ropa en un año, es todo súper barato (Levis 35$, Bambas 30$, hay que buscar, pero algo aparece, yo me quedé flipado, me traje 2 pares de zapas por la mitad de precio de lo que me cuesta un par en España).  Ah! y otra movida, existe el Guiri bus, que te cobra 6$ por viaje, 8$ por 12 horas y 12$ por 24 horas, olvidar estas tarifas, súbete a un bus normal, paga 5$ por pase diario y úsalo en el guiri bus, te ahorrarás una pasta! y ni se te ocurra meterte en un taxi, no sé lo que te clavarán, pero el trasnporte público no es tan horrible..

Sinceramente me cuesta discernir qué fue lo que hicimos cada día. Sé que fuimos al Downtown (que viene a ser el centro) de la ciudad. Joder que diferencia. Allí estaban los casinos de la vieja guardia, los primeros colonizadores. Si todos los casinos huelen a chimichurri, estos ya eran lo máximo. Pasábamos de las camareras tetonas y crupieres jamonas a abuelitas, en serio, creo que había crupieres de más de 70 palos, eso sí, súper felices!!. Los jugadores eran todo peña mayor y las apuestas mínimas mucho más baratas, así como la comida, mucho mejor y económica. Mucho más agradable todo!!

Creo que fue el lunes o el domingo, estábamos caninos y yo no me podía marchar de Las Vegas sin jugar a mi juego (Poker). Cogí la entrada mínima para las mesas de cash ($$$$) de lo que nos había sobrado el día anterior, puesto que os recuerdo que no nos habíamos tajado y decidimos guardar pasta con tal propósito. Allí me fui, era la auténtica putita de la mesa, toda la peña cuadriplicaba por lo menos la cantidad que yo tenía… En la mesa, tenemos al típico yankie con sombrero de cowboy, tenemos a Wade (un negraco muy simpático, con sus cascos galácticos), tenemos a un escocés cieguísimo (eran las 10 de la mañana) y un par de jugadores de verdad y otro par que no sabían dónde estaban. Después estaba yo, con mi camiseta del mounstro de las galletas, mis chancletas y el pantalón del Atleti. Resumiendo, pasadas 2 horas, conté mis fichas, y conforme con haber multiplicado por 4 me levanté de la mesa y me marché todo contento y a seguir disfrutando de Las Vegas como dios manda.

Recuerdo también un grupo de chavales, muy majos, que tajaos iban por dios, pero muy muy simpáticos, gente campechana, eso sí, con pasta de carallo. Estaban de despedida de soltero, nos comentaron que se dejaron 400$ por ir a una fiesta de una piscina o no sé que carallo. El tema es que le pregunté si había visto alguna teta, me dijo que solamente medio pezón, que estaba muy disgutado. Me comentó que en lo que iba de viaje se había dejado más de 2000$ (sin contar vuelos), que llevaba ahorrando ese dinero meses. Eso sí, me lo dijo con una sonrisa enoooorme en la boca. Nos los encontramos 2 noches y al futuro marido no le vimos ni la sombra. Ese misma noche al salir del casino un tipo, mientras esperábamos a cruzar, nos preguntó si esto era un paso de cebra. Bien amigo, bien, creo que nunca he ido tan borracho en mi vida como para perder todas las neuronas del cerebro…

Hasta aquí lo que os puedo contar de nuestro viaje. Lo repetiría un millón de veces, realmente Las Vegas es una experiencia única, no creo que haya otro sitio igual en este planeta, un lugar donde se hablan todos los idomas del mundo, pero sobre todo español e inglés, un lugar para excitar todos tus sentidos, mirarás a cualquier sitio, menos para el suelo que pisas, dónde puedes comer platos que nunca habrías imaginado, puedes pasar de Brasil a Egipto, pasando por París en una sola calle, eso sí, es un lugar que carece de valores totalmente, existe un desprecio total por la figura de la mujer, lo que importa son las apariencias y un lugar donde la gente no tiene escrúpulos por el dinero (hemos visto apuestas desmesuradas, extractos del cajero automático de 2500$…) Pero realmente vale la pena visitarlo, una lástima no tener mucho más dinero, no para apostarlo, si no para ver alguno de los espectáculos que se ofrecen continuamente en la ciudad, podrías ver a  Celin Dion, el Circo del Sol, David Copperfield, lo que quisieses, en el momento que desees, es realmente una ciudad que nunca duerme.

Emigrando a Canadá. Capítulo XXI

Emigrando a Canadá. Capítulo XXI Emigrando a Canadá. Capítulo XXI   Emigrando a Canadá. Capítulo XXI Emigrando a Canadá. Capítulo XXI

Esta va con mucho amor para Sir Sexpot, que sé que le gusta mi camiseta…

Emigrando a Canadá. Capítulo XXI

Nunca juguéis al Black Jack…

 

Emigrando a Canadá. Capítulo XXI

 Sir Verdoso y señora

Emigrando a Canadá. Capítulo XX.

Pues sí amigos y amigas, el verano existe en Canadá y no es blanco!! VERANO!! EL VERANO É ASUL! Este tema a los Canadienses les encantaría por cierto.

Bueno pues sí, aquí de un día para otro, hace cuestión de una par de semanas pasamos de -10 a +20. Maravilla! Os podéis imaginar el percal por estas tierras… La gente sale a la calle, las tías se despelotan, rojos camarones por doquier. El tema es que hace un sol de lujo, el clima pasa a ser bastante seco, apenas llueve y todo cambia. La nieve se derrite, cosa que pensaba que no iba a pasar nunca y la vegetación empieza a crecer de una manera increíble. Los árboles en apenas un par de días han florecido, no hablo ya de sacar hoja, si no que ya están en flor. Los moteros, que me preguntaba si existían en esta ciudad, existen y hay un huevo de ellos, con unas motos que se te cae el chorizo al suelo, nunca en mi vida he visto motos más guapas que aquí… Por cierto, estoy muy contento, el otro día, una tipa por la noche empezó a gritar que era su cumple y enseñó las tetas. Vi tetas canadienses gratis

Otra movida que nos llamó la anteción es la locura que la gente siente por su césped. Es increíble, están obsesionados con que crezca perfecto y sin malas hierbas. Los gatos de las casas salen a pasear, a cazar. Tenemos liebres por el vecindario que corren en parejas como si estuviesen en medio del monte. Todo es locuuuuura.

A otra cosa mariposa. La semana pasada se nos ocurrió la idea de pillarnos unas bicis, puesto que la ciudad es muy propicia para ello, puesto que es plana y solamente tiene tráfico en las avenidas principales. Pues nos enteramos de que había un evento de compra-venta de bicis. Entre las 9 y las 2 de la tarde compraban las bicis y comprobaban que se encontraban en buen estado y a partir de las 2.30 abrían las puertas para los posibles compradores. Nosotros llegamos con antelación, a eso de las 2 y ya había una cola del carallo. Tras pagar los 2 pavos per cápita por entrada, allá nos fuimos. La verdad es que la oferta era escasísima para la cantidad de peña que había, de modo que Ester y yo decidimos separarnos para tener más opciones. Yo me pongo a mirar, pero no encontraba nada interesante, hasta que me giro y veo que Ester ya tiene una bici en la mano la muy jodida!! (es una profesional de los mercadillos, de casta le viene al galgo) así que me puse las pilas y al final ella se pilló una por 75$ y la mía por 40$, nada mal el negocio!! Supuestamente mi bici tiene los frenos de atrás chungos, pero la verdad es que va de puta madre, así que no hay queja por el momento (hasta que me le pegue me imagino).

Y antes de pasar a la visita del parque me gustaría que viéseis un póster que Ester fotografió en la consulta del médico. Sin comentarios…

la foto

Bueno, el tema de escribir esta entrada es que nos fuimos de camping este fin de semana. Y como en el siguiente mes nos piramos a las Rocky y a Las Vegas, dosificamos un poco la info. El tema es que nos fuimos, aprovechando el fin de semana largo (aquí todos los festivos coinciden un viernes o un lunes, nos llevan años de ventaja estos tíos) a un parque cercano a la ciudad, puesto que parecía que iba a llover tampoco era plan de arriesgar, al final hay que decir que no cayó ni una gota. El nombre del parque Elk Island National Park. Pero para llegar allá, lo primero, pillar un coche porque aquí como que transporte público nadad de nada. El tema es que como buena gente que somos, nos vamos a por el más barateiro que haya, de modo que hacemos la reserva online y nos vamos a la agencia. Una vez allí, le debimos caer bien a los fulanos y tras comentarle que nos vamos a un parque, nos dejan un cochazo por el mismo precio (unos 100$ con seguro a todo riesgo durante un día).

IMG_0874

Un carro guapo, vamos. Pues nada, todo muy profesional, vamos a ver el coche con Muhamed (era el nombre del chaval, creo), vemos que no tiene ningún golpe. Nos montamos nos pregunta por la cantidad de Km que tiene el coche y tras contestar, le digo honestamente, que nunca he conducido un automático, que no tengo ni puta idea y que me explique. Su cara, un poema. Pero nada, todo muy sencillo, igualito que conducir un coche de choques. Los semáforos, las intersecciones y normas raras que tienen por aquí es otra cosa.

Después de rocger el coche, nos vamos el trío de españolitos (os recuerdo, tal y como os había comentado en otras entradas que tenemos un fichaje de una maña galáctica, La Mamoncia/Mamencia/Blondie) y nuestro gran amigo Joe. Que es un canadiense de más de 2 metros y que no se puede ser más feliz en esta vida. Un tío de lujo. Nos metemos en la autopista para recorrer los 50 km que separan Deadmonton de Elk Park. Cuando estamos a punto de llegar me dice Joe, que tengo que meterme en el carril de la izquierda de la maldita jodida autovía y que tengo que cruzar el carril por el que vienen los coches en la otra dirección para meterme en el parque!! Anda no me jodas, no me jodas. Resulta que aquí tienen lugares en medio de la autovía, para cambiar de sentido o piyar una desviación por el lado contrario si lo necesitas. No me jodas Joe! Por supuesto la lié parda, cambio de carril, no me creo lo que estoy haciendo y no hago el movimiento, no vaya a ser que no esté entendiendo a Joe y la vayamos a liar. Pitada de un camionero y cagándose en mi puta madre, no sabe que somos españoles y podemos hacer lo que nos salga de la poya en Canadá. Ignorante… Bueno, finalmente había entendido bien, lo que hay que hacer es pasarse al carril de adelantar, meterte en el medio de los 4 carriles, en la mediana, y después mira bien que no venga un coche en dirección contraria, y atraviesas. ACOJONANTE! y esto no es todo, mis amigos los biciclistas puen ir por el arcén de la autovía.

Si esto pasa en España, los biciclistas se extinguen, y no quiero ni imaginar las tracas cambiando de sentido o haciéndo lo que nos dé la gana… buff!

Finalmente llegamos al parque sanos y salvos. El parque hay que decir que no era gran cosa, pero para acampar y pasar el rato está de lujo. Además pudimos ver bisontes y castores, lo cual mola bastante. Son animales muy peligrosos, de hecho os muestro la secuencia de como el bisonte fija su objetivo, la pobre Ester desconoce totalmente que está a punto de morir…

IMG_0878

pero gracias a un Genjutsu, una técnica ninja totálmente galáctica y desconocida para el resto de mortales que no pertencen al rango de Sir, (o si eres de Konoha o solamente si ves Naruto) consigo salvarle la vida a mi amada del temido Bisonte Sam, conocido en todo el Elk Park como el Mataguiris.

IMG_0879

… aquí me suplica por su vida…

IMG_0881

… y como buen amante de la naturaleza, le perdono, pero antes debió prometerme que nunca más mataría a ningún humano, nunca más y así Bisonte Sam pastó libre y en paz y nunca más volvió a matar a nadie.

IMG_0883

Comentar finalmente que este parque debería denominarse mosquitolandia. Los canadienses ya nos habían advertido que en este país hay muchos mosquitos, pero eso no era normal. Tenemos picaduras por todo el cuerpo de primer grado.

Por útlimo les dejo fotos del señor castor y la manada de bisontes (efectivamente, sí, están haciendo el amor)

IMG_0890IMG_0856

IMG_0868

Y esto de propina madafakas!!