La vereda, porque hay que tirarse al monte

Ya sabéis que esto de que los sires tengamos estudios, trabajos, préstamos y demás parafernalia primermundista es totalmente circunstancial. También es totalmente circunstancial que estemos dispersos por la geografía patria y no tan patria, que Sir Verdoso vive muy lejos, porque en el largo plazo nuestros caminos convergen hacia… otra cosa.

No es la primera vez que hablamos de tirarnos al monte, solicitar una concesión de cualquier pueblo abandonado en los confines de nuestra terriña, que hay muchos, y dedicarnos a la vida campestre viviendo de lo que mamá tierra tenga a bien en compartir con nosotros. Ya estamos tenemos planificado incluso el reparto de tareas, porque los estudios sirven para eso, para que cada uno pueda llamarse “experto en [insertar título]”.

Y cuando lo hagamos, será algo parecido a esto lo que llamemos hogar:

La Vereda

Hay un pueblo perdido en medio de la nada de Guadalajara, al que se llega a través de una pista de tierra de 10 km. En todoterreno imagino que se tardará un tiempo razonable en recorrerlos, pero en un Polo normal y corriente se tarda una buena horita. Sí, es un sitio remoto, y lo es porque estuvo abandonado durante mucho tiempo. El pueblo se llama “La vereda” y aquí podéis saber más sobre quién lo lleva y cómo, y desde cuándo un grupo de gente decidió que era una lástima que un sitio tan bonito estuviese echado a perder y que estaría bien dedicarse a reformarlo para convertirlo de nuevo en habitable.

Hay más fotos, y las he dejado en el comensal

Sir Sepioso

Weerapong Chaipuck, jinete del atardecer

Era médico, hasta que se decidió por la jubilación anticipada. Entonces eligió la fotografía para mantenerse ocupado, y parece que eligió bastante bien; Weerapong Chaipuck se ha convertido en un maestro de la fotografía de viaje y aquí tenéis las pruebas.

Weerapong Chaipuck

Weerapong Chaipuck

Weerapong Chaipuck

Weerapong Chaipuck

Weerapong ChaipuckAquí teneis su web, y las gracias se las dais a Verdoso

Sir Sepioso

 

Verne y un viaje de ensueño

No es de la obra de Julio Verne de lo que voy a hablar hoy, no pretendo hacer ni una reseña ni una crítica ya que todo el mundo sabe lo que ha hecho este hombre y lo bien que lo hacía. En el menú de hoy quiero proponer lo que sería un viaje casi perfecto en base al libro Veinte mil leguas de viaje submarino. Para ello primero los entrantes, con un poco de información sobre el autor, de segundo tenemos un poco de historia y en los postres os hablaré del viaje ideal. Y por si te lo estás preguntando, efectivamente, tengo hambre.

Verne y un viaje de ensueño

Fuente foto

Julio Verne parecía un gran tipo. Así lo demuestra una frase de sus últimas entrevistas “yo no visioné nada… simplemente me limité a documentarme muy bien y lo único que supe hacer es recoger esas intuiciones e invenciones y plasmarlas en relatos…”.  Si a esta combinación cabelleresca le unimos a un tal Alejandro Dumas, el resultado es magia. No me voy a extender en la historia de estos 2 hombres, simplemente decir que Dumas ha tenido un papel muy relevante en la vida de Julio, puesto que fue quien lo impulsó para llegar hasta donde llegó. Además la historia de cómo se conocieron por una apuesta relacionada con una tortilla no tiene desperdicio

Una vez presentado el personaje principal le toca el turno al libro. Veinte mil leguas de viaje submarino (Vingt mille lieues sous les mers)  forma parte de la trilogía Viajes extraordinarios junto con las novelas Los hijos del capitán Grant y La isla misteriosa . El libro cuenta la historia de un submarino casi perfecto, con un capitán, Nemo, con el que me iría al fin del mundo. Hay que tener en cuenta que esta obra fue escrita entre los años 1869 y 1870  publicándose capítulo a capítulo (igual que Los Tres mosqueteros) en el magacine de la época Le Magasin d’éducation et de récréation. Estas fechas son de gran relevancia ya que Verne se mostró como un visionario adelantado a su tiempo, si bien es cierto que seguramente se inspiró en el primer submarino a combustión interna, el Ictíneo. Cabe destacar que los submarinos se hicieron populares tras la obra del francés. En aquella época era una tecnología totalmente novedosa, hasta tal punto que, Monturiol, el creador de este submarino, se quedó sin apoyo gubernamental viéndose así obligado a escribir una carta a la ciudadanía en busca de fondos. Por lo tanto a pesar de que Verne no fuese el inventor del submarino, no hay que quitarle méritos. Él se encargó con sus palabras de crear una máquina perfecta, la cual no tenía necesidad de tocar tierra y consiguió acercarnos al fondo del mar con descripciones sumamente detalladas.

Ese acercamiento al mundo subacuático a través de una ruta de veinte mil leguas es precisamente el viaje de ensueño de este servidor. Creo que esa aventura e incluso la forma de vida que propone en la novela sería una manera perfecta de pasar los días en este planeta. A priori la experiencia puede parecer claustrofóbica, pero si pensamos que el Nautilus es un amasijo de hierros de 70 metros de largo por 8 de ancho, capaz de avanzar a 50 nudos y descender a unas profundidades mayores de 11.000 metros, a mí me convence la idea. Pero si además el capitán y creador de la nave es alguien como el capitán Nemo yo le entrego mi vida para formar parte de su tripulación, aunque como todo genio a veces da la sensación de estar un poco zumbado. Un viaje en el que podamos ver la gran barrera de coral australiana, toparnos cara a cara con mis amigos los pingüinos, mirar a los ojos al gran tiburón blanco, orcas, cachalotes, ver bancos de peces tan grandes que sabes donde empiezan pero no donde acaban. Visitar la mítica Atlántida, el Mar Rojo, islas de la Polinesia, el Mediterráneo y tener la gran oportunidad de estar donde nadie más ha estado jamás. Yo sin lugar a ninguna duda me apunto a este viaje de ensueño a pesar de los cefalópodos gigantes, ¿y tú? ¿te apuntas a recorrer veinte mil leguas de viaje submarino?. La Luna  puede esperar…

Fuentes:Enroque de Ciencia, Historias de nuestra historia, Wikipedia.

Sir Verdoso

Así está la Amazonia

Más adelante espero entrar más en detalle en este tipo de asuntos. De momento, esperando que lo que acabo de escribir no se quede en la lista de cosas que no pienso hacer, os enseño cómo está cambiando esta zona.Así está la AmazoniaAsí está la Amazonia

amazon_paradise_inferno_003 amazon_paradise_inferno_004 amazon_paradise_inferno_018 amazon_paradise_inferno_046 La entrada está sacada de totallycoopix, y se la agradecéis a Sir Cremoso Sir Sepioso

Lugares en los que quieres estar

Otra entrada de lugares en los que quieres estar ahora mismo.

Volcan Rano Kau en el Parque Nacional Rapa Nui. Isla de Pascua, Chile.1

Colonia de Alcatraces. Isla Eldey, Islandia.6

Plantación de Aceite de Palma. Borneo, Indonesia.12

Volcán Maelifell, en el borde del glaciar Myrdalsjökul, Islandia.16

Rompehielos Louis-Saint-Laurent en la Bahía de Resulute, Canadá.22

Volcanes en las Islas Galápagos, Ecuador.galapagos

Sir Sepioso

Bolivia: esas pequeñas diferencias

Este verano estuve de vacaciones por Bolivia y hace tiempo que llevo queriendo hacer una entrada sobre ello (para que veáis lo perro que soy, que he tardado 6 meses). Mi alter-ego el comensal gordo va sacando de vez en cuando fotos sobre el asunto, y aunque es igual de perro que yo calculamos que en un mes estarán ya todas subidas.

Y ¿qué quiero enseñaros de Bolivia? ¿La riquisísima herencia cultural que les hemos hecho tragar cedido? ¿el bellérrimo altiplano con esos paisajes que dejan sin aliento?¿El encanto de sus ciudades y sus gentes? Nada de eso. Vengo a mostraros los buses bolivianos, que lo que más choca cuando sales de tu hogar son las pequeñas diferencias. Vincent Vega dixit.

Por todo el país te encuentras autobuses que por algún tipo de acuerdo comercial fueron cedidos a Bolivia por otros más desarrollados cuando renovaron su flota, y la mayoría de las veces no se molestan si quiera en pintarlos por lo que puedes recorrer el país cómodamente en una furgoneta japonesa con letras en japonés. Pero según qué ciudad sí que los pintan, como en Cochabamba.

No conozco muy bien las reglas, pero tiene toda la pinta de que el gremio de autobuseros es dueño de los buses de alguna manera, y además cada busero es libre para pintar su bus como le plazca. Además son viejos autobuses Dodge como el de Ottocon lo que el resultado son estas perlitas:

1. Papillon quiere que sepamos que para él lo principal es la seguridad, la elegancia y el confort

1_Buses

2. El Rey Arturo es un loco, rebelde y soñador. Está bien que lo diga porque esas son las cualidades que quiero que tenga un conductor de autobús

1_Buses_1

3. Para Gotita de Amor lo primordial son elegancia, seguridad y calidad

1_Buses_2

4. Gian Marco va contra corriente y no escribe nada en las ventanas

1_Buses_3

5. Mi favorito sin duda: Mad Max, tronquito por siempre, es tierno, cariñoso y un soñador. Mucho más soñador que Rey Arturo, que lo que le pasa es que no tiene imaginación y es un copión

1_Buses_4

Sir Sepioso