Voltaire y su Cándido

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;
mso-fareast-theme-font:minor-fareast;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;
mso-bidi-font-family:”Times New Roman”;
mso-bidi-theme-font:minor-bidi;}

                                                                                                                                 Voltaire     Voltaire

Sires, es vuestro deber, en tanto poseedores de noble condición (no en el sentido feudal­, ¡par dieu!, sino en el de gentes con elevados ideales), que dediquéis algo de vuestro preciado tiempo al placer de la lectura.  Ya sé, algunos diréis que llegáis a casa derrengados tras una dura jornada laboral y preferís solazaros con algo que os suponga menos esfuerzo como ver una película, tomaros unas cañas con los amigos o disfrutar de una cena romántica con la pareja.  Desde luego, todo ello es necesario, otras caras de la misma moneda que es la vida, y si bien la lectura es una de mis actividades más queridas, bien es cierto que es un acto solitario, que aísla. Así que todo en su justa medida. Sin embargo, me apena comprobar que la lectura en muchos casos ha pasado de ser una alternativa necesaria y deseable a no ser si quiera una opción. Desde Sirverdoso os animamos a leer no sólo porque es divertido sino también porque resulta instructivo y pedagógico; un arma de empoderamiento social que vehicula ideas contra los que cortan el bacalao en las altas esferas en beneficio propio… pura transgresión. De este cariz es la obra voltairiana.

Como uno de los paladines de las ideas ilustradas que impregnaron el siglo XVIII y dieron lugar a la Revolución Francesa, Voltaire utilizó su pluma para poner en entredicho el statu quo de su tiempo. Su estilo satírico le granjeó muchos problemas, llevándolo incluso a la histórica prisión de la Bastilla. Su vida se merece unos breves apuntes biográficos:

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;
mso-fareast-theme-font:minor-fareast;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;
mso-bidi-font-family:”Times New Roman”;
mso-bidi-theme-font:minor-bidi;}

Cándido es un cuento filosófico escrito al estilo de las novelas picarescas españolas. Narrado en clave biográfica, en un tono irreverente (más si tenemos en cuenta la época y las ideas que propugnaba), Voltaire cuestiona el <<optimismo cósmico>> del filósofo alemán Leibniz, para quien se vive en el mejor de los mundos posibles creado por dios. A través del personaje central, Cándido, de sus avatares tras su expulsión del castillo germano donde se crió, el escritor francés ridiculiza las ideas del prolífico Leibniz quien estaría representado en la obra por el personaje de Pangloss, mentor de Cándido. La influencia de las ideas de los filósofos empiristas ingleses (Berkeley, Hume, Locke, etc) en la obra es notoria; la doctrina defendida por Pangloss es refutada por la experiencia vital de los personajes en cada capítulo, dejando al descubierto la inocencia, rayana con lo rídiculo, del pensamiento del protagonista y su maestro. La acción contextualizada en la Guerra de los Siete Años que asolaba Europa en el momento de la publicación del escrito, recrea las costumbres de la época, y salta, a golpe de las huidas y las búsquedas del bondadoso Cándido, por distintas geografías e idiosincrasias: la frívola sociedad francesa, las colonias de ultramar, los carnavales de Venecia, el Imperio otomano, etc.

Cándido es un libro que por su estructura y estilo humorístico se deja leer con facilidad y con gusto, que pone de relieve hasta qué punto las convenciones sociales pueden estar carentes de lógica, sensatez y humanismo: la necesidad de abandonar las supercherías religiosas y sus dogmas crueles en favor de la razón.

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;
mso-fareast-theme-font:minor-fareast;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;
mso-bidi-font-family:”Times New Roman”;
mso-bidi-theme-font:minor-bidi;}
Sir Rojosa

 

 


Anuncios

Kafka y La Metamorfosis

El otro día me leí La Metamorfosis, una de las novelas cortas del escritor checo. Sin duda una obra sencilla pero igualmente inquietante, muy recomendable para pasar la tarde. El tema es que al final del libro, aparece la biografía del autor, sinceramente, no suelo leer las biografías, pero como no tenía sueño y el libro lo ha escrito un buen colgado, pues me interesé por la vida de Franz.

Este judío, mayor de 6 hermanos, tiene su nombre en honor al emperador Francisco José I. Aquí el amigo Franz hablaba alemán y checo desde pequeñín por ser las lenguas maternas de su padre y madre. Posteriormente adquirió conocimientos de francés y de la cultura franchute. Estudió Derecho porque parece ser que la Química, no se le dio bien. Parece ser que era un tipo algo peculiar, de aspecto infantil, pulcro y austero, su conducta tranquila y fría. Un tipo con gran inteligencia y particular sentido del humor. Sin duda una lástima no haberlo conocido, todo un Sir.

14934_kafka_franz

 
Seguir leyendo “Kafka y La Metamorfosis”