Cocina animada

Hace un par de semanas Sir Negroso nos deleitaba con una web bastante simpática en la cual había que encontrar a una maldita vaca. Si estabas en la oficina y te ha cazado el jefe lo sentimos, pero en la oficina hay que currar y no perder el tiempo en leer Sir Verdoso, y por lo menos si lo haces, hazlo like a Sir nadie sospecha nunca de un gentilhombre. El tema es que parece ser que os ha gustado bastante la web, así que, nuevamente de la mano, mejor dicho, del caralibro de Sir Kristina, os traigo un nuevo juguete, una cocina animada. Esta vez no se trata de encontrar nada, solamente pasa el ratón sobre las imágenes, eso sí, algunas tienen links ocultos que te llevarán desde la mejor escena de la película Mi Vecino Totoro hasta la peor canción inimaginable. Sinceramente me he pasado un rato largo con la gracia y creo que me han quedado cosas por ver, espero que lo disfrutes.

Cocina animadaSir Verdoso & Sir Negroso.

 

Anuncios

Cocina fácil IV. Ramen a la gallega

Pues para hacer esta maravillosa receta antiresaca y las de dios, lo que tenemos que hacer es:

 

  1. Pillar la verdura que tengamos por casa, esa que está en el fondo del cajón de las verduras de la nevera (si es que tenéis algún cajón destinado a ese fin, pobres desgraciados). Cualquier cosa nos vale, desde un tomate viejo a una patata con raíces. 
  2. Si tenemos algún esqueleto de pollo debajo de la alfombra o la abuela ha matado un pollo ultimamente nos viene ni que pintao. O también le podemos meter un concentrado de gallina blanca, gallina blancaaarrrr.
  3. Ponemos las verduras con los huesos de pollo o en su defecto el avecrem a hervir durante 2-3 horas a fuego lento, evidentemente cuanto más tiempo mejor. Veáse que estas verduras, a las que vamos a extraer todo su jugo serán deshechadas para esta receta.
  4. En otra olla, le metemos un chorraco de soja y a fuego medio ponemos a hacer trozos de pollo, cerdo o lo que nos de la real gana. Mantened la olla cerrada pues la salsa sobrante la utilizaremos para nuestro caldo final, de modo que nos cunde todo ese jugo.
  5. Una vez que veamos que la carne está bien hechita, sacamos todo el contenido y lo ponemos en un bol grande, con la salsa y todo, aquí será donde albergaremos nuestro maravilloso invento.
  6. Una vez pasado el intervalo de tiempo antes comentado (entre 2 y 4 horas por lo menos), extraemos el caldo y lo separamos de las verduras. Este caldo lo juntamos en el mismo bol que la carne y la soja.
  7. Por último nos hacemos unos noodels, unos fideos o la pasta que queramos y una vez hechos, vertemos la pasta en el bol con la mezcla caldo-carne-soja. Y listo para servir.

He de decir que he empleado para esta receta los noodels y he utilizado la salsa que traían dentro del paquete dándole un sabor bastante intenso a la mezcla. Además he reutilizado algunas verduras hervidas, sobre todo patatas y zanahorias para darle una mayor textura a la mezcla.

 

Este caldo lo cura todo, desde la resaca a dolor de testículos. (Que puede ser provocado por la noche loca anterior, de modo que podemos tener ambos síntomas en el mismo horrible día).

 

Espero que os guste la receta!!

Cocina fácil III. Chin-gon (fideos de arroz con cosas).

Subimos ligera y temporalmente el grado de dificultad y elaboración. No os asusteis, no es para tanto. En esta receta hay dos ingredientes que puede que algunos no hayáis utilizado aún: los fideos de arroz o soja y la salsa de soja. Ambos los podéis conseguir en centros comerciales, tiendas especializadas, o en una tienda china (“los chinos” de toda la vida), que es donde los compro yo.

Empezamos por la salsa, existen varios tipos pero yo sólo distingo dos: “aguada” y “espesa”. Para este plato yo os recomiendo la espesa, tiene menos contenido en sal y aporta más color y sabor. Si tenéis dudas al comprar, simplemente comparad las diferentes botellitas al trasluz, la “aguada” tiene pinta de cocacola con hielo derretido, y la “espesa” parece caramelo.

Los fideos de arroz o soja son unos fideillos muy finos que absorben muy bien los sabores colores y olores. La principal diferencia organoléptica entre los de soja y los de arroz es la textura, y aunque a mi me gustan más los de arroz -y son más baratos-, ambos están muy ricos. No debemos confundirlos con los ramen o noodle, unos fideos ondulados de trigo que vienen en paquetitos con sazonador propio, estos darán para otra entrada, porque son muy agradecidos también.

La receta que os detallo es la que a mí me da mejor resultados, os la pondré completa, pero os daré alternativas bastante satisfactorias, como siempre todo depende de las ganas y disponibilidad de ingredientes que tengamos.

Bueno, vamos al lío:

Chin-Gon (o fideos de arroz con movidas, ¡ojo! el nombre es inventado, no os vengáis arriba) para 4 personas

       Ingredientes

  • 1 paquete (250 g)de fideos de arroz o de soja
  • Carne: Yo suelo usar unos 350 gramos de pollo y un puñado de gambas congeladas, pero esto está bueno con todo: ternera, cerdo, pavo, langostinos…probad!
  • Verdura: una bandeja (200 g?) de champiñones laminados, medio pimiento rojo y medio verde, 2 zanahorias, 1 cebolla mediana o media grande, 1 lata pequeña de guisantes y un poco de brécol. Si tenéis tirabeques ya sería la hostia, pero no os preocupes si sólo tenéis pimientos y cebolla, por ejemplo, también estará bueno.
  • Salsa de soja.
  • Sal y pimienta
  • Aceite de oliva
  • ½ limón

Procedimiento:

  1. Ponemos a remojo los fideos en agua tibia
  2. Troceamos la carne y las verduras en juliana (en tiras para los de la logse), las verduras bastante finas.
  3. Freímos un par de dientes de ajo picados en un poco de aceite de oliva y añadimos  el pollo y las gambas, salpimentamos –con poca sal, ya que la salsa de soja aportará bastante- y doramos a fuego muy vivo. Si tenéis un wok estupendo, si no utilizad una sartén grande. Cuando esté dorado todo retiramos y reservamos.
  4. En la misma sartén salteamos las verduras también a fuego vivo, añadiéndolas en orden según el tiempo de cocción necesario. Yo las incorporo en este orden: champis –> brécol + tirabeques –> zanahoria + pimientos –> cebolla –> guisantes. Salvo los champis, que a mí me gustan bien doraditos, el resto de verdura lo suelo dejar al dente (i. e. que no sepa a crudo, pero que cruja un poco)
  5. Cuando la verdura esté lista bajamos el fuego, reincorporamos la carne y añadimos los fideos escurridos. Mezclamos todo a fuego medio-bajo vamos añadiendo la salsa de soja en pequeñas cantidades.; si es de la espesa con un par de chorros y removiendo bien, será suficiente. Cuando haya cogido color probamos y corregimos de sal… ¡et voilà!

 

Se le puede añadir un chorrito de limón en el plato, como a la paella..

Bo proveito

 

Sir Cremoso

Cocina fácil. Capítulo II. Macarrones gratinados.

¡Ah, la pasta! , tan socorrida y tan agradecida, probablemente tan antigua como la más antigua de las civilizaciones, lleva milenios sacado a progenitores sobre-atareados y a anfitriones inexpertos de apuros; resucitado a estudiantes de las más perniciosas resacas desde el origen de los tiempos. Hoy os traigo una receta un poquito más elaborada que la típica, aunque nada desdeñable, pasta con atún y tomate.

 Macarrones gratinados para una comida con 4 personas o 1 persona comiendo caliente 5 comidas consecutivas.

 Ingredientes:

  • 500 g de pasta tipo macarrón. (si os gustan las hélices, hélices; si os gustan    los  penne, pues penne, ¡allá cada uno!)
  • 200 g de bacon troceado (panceta ahumada para los castizos y toucinho etrefrebado fumado para los retra reintegracionistas)
  • 1 chorizo para freír
  • Un sobre de quesos rallados (4 quesos a poder ser)
  • 1 bote de tomate frito de unos 400 g

 

 Procedimiento:

  1.  Por un lado hervimos la pasta en abundante agua salada, ojo, no confundir con agua abundantemente salada. Si ternemos por casa una pastillica  de avecrem y un poco de colorante alimentario ya sería la hostia en verso.
  2. Por otro lado doramos el  bacon en una sartén unos 2 minutos, si disponemos de motivación suficiente además de otros ingredientes podemos lanzarnos a la piscina y añadir por ejemplo cebolla picada, pimiento picado, champis, zanahoria…
  3. Cuando el  bacon (y la verdura si es el caso) esté dorado añadimos el chorizo en rodajas o taquitos.
  4. Doramos otro par de minutos y añadimos el tomate y un cuarto de vaso de agua.
  5. Escurrimos la pasta ¡Al dente! o incluso un pelín dura, ya que todavía se hará un poco en el horno.
  6. Mezclamos la salsa y la pasta en la fuente de horno, corregimos de sal y añadimos las especias que nos apetezcan (o las que haiga): pimienta, orégano, albahaca, tomillo… sin pasarse.
  7. Se cubre con los quesos rallados y al horno a máxima potencia unos 10 min a media altura tirando hacia arriba. La idea es que el queso se gratine y quede crujientito, pero simplemente fundido y ligeramente gratinado también está güeno.

Si sobra se recalienta en el micro y está más que comible también.

 

 

Bo proveito.

Sir Cremoso

Cocina fácil. Capítulo I. Tortilla española exprés.

Abriendo nuevas líneas en la ya variopinta temática de este blog, hoy me he hallado a mi mismo con los arrestos necesarios como para afrontar la propuesta de Sir Ver2o de iniciar una serie de entradas dedicadas a la cocina (fácil). Hay miles, si no millones de páginas en la red –y en los libros- dedicadas al asunto gastronómico, así que aquí nos centraremos en describir aquellas recetas con un alto rendimiento, es decir, que requieran poco gasto y esfuerzo y cuyos resultados sean cuanto menos aceptables.

Como me he levantado valiente voy a agarrar el toro por los cuernos y voy a pegarle una patada como Dios manda a nuestra cultura gastronómica, mancillando el más insigne de nuestros ilustres platos, emblema y estandarte de nuestro culinario orgullo patrio. Me voy a atrever a poner por escrito (porque no me la he inventado yo, de hecho muchos ya la conocerán) la receta de la tortilla española exprés. No es que la tradicional sea muy complicada, aunque conozco algunos casos de desastres al primer intento, pero esta receta es realmente rápida de preparar y con resultados más o menos decentes.

Por si acaso alguien no la conoce, antes describiré brevemente la receta tradicional que yo suelo seguir:

Tortilla de patata tradicional para 4 personas o 2 tragaldabas:

Ingredientes:

  • 8 huevos
  • 4-6 patatas medianas
  • Sal
  • Aceite de oliva

Protocolo:

  1. Se fríen las patatas en abundante aceite a fuego medio cortadas según el gusto de cada uno, para mí el mejor es en láminas no demasiado finas, 2-3 mm de grosor. Mientras se fríen batimos los huevos en un cuenco.
  2. Cuando estén hechas (hay que probarlas) las escurrimos y las mezclamos con el huevo previamente batido y salamos.
  3. Dejamos reposar la mezcla por lo menos 5’ RT (si es más mejor).
  4. Calentamos una sartén antiadherente con un chorrito de aceite (una cucharada) bien extendido por toda la superficie, probamos el punto de sal y la temperatura de la sartén poniendo un poco de mezcla (una cucharada) en la misma.
  5. Si la sartén está bien caliente (el huevo debe coagular rápido) y la mezcla correctamente sazonada volcamos toda la mezcla, esperamos unos 2 minutos aproximadamente.
  6. Con un plato llano que encaje bien en nuestra sartén y mucha decisión le damos la vuelta.
  7. La echamos por el otro lado otros 2 minutos y listo.

Tortilla de patata exprés para 4 personas o 2 tragaldabas.

Ingredientes:

  • 7 huevos
  • 1 bolsa (140 g) de patatas fritas (da igual la marca o tipo, pero a mejor calidad mejor tortilla)
  • Una cucharada de aceite de oliva
  • Medio vaso (100-150 ml) de leche

Protocolo:

  1. Batimos los huevos
  2. Estrujamos la bolsa para desmenuzar las patatas y las mezclamos con los huevos
  3. Añadimos leche hasta que la mezcla quede con una textura adecuada, debe ser pastosa ni sólida ni acuosa.
  4. Calentamos una sartén antiadherente con un chorrito de aceite (una cucharada) bien extendido por toda la superficie, probamos el punto de sal y la temperatura de la sartén poniendo un poco de mezcla (una cucharada) en la misma.
  5. Si la sartén está bien caliente (el huevo debe coagular rápido) y la mezcla correctamente sazonada volcamos toda la mezcla, esperamos unos 2 minutos aproximadamente.
  6. Con un plato llano que encaje bien en nuestra sartén y mucha decisión le damos la vuelta.
  7. La echamos por el otro lado otros 2 minutos y listo.

Las dos versiones aceptan ingredientes adicionales, pero mejoran especialmente la exprés. Cualquier cosa que se os ocurra vale, chorizo frito; pimientos, cebolla, zanahoria salteados, e incluso, siguiendo la línea exprés, pimientos asados de lata, ¡lo que queráis!

Los más puristas, e incluso los menos, me dirán que esto es una aberración culinaria… pues sí, pero es mejor que un bocata de chóped.

Bo proveito.

 

Sir Cremoso