“En Galicia no se pide nada. Se lucha.”

Hoy he leído en La Voz de Galicia -entre otras barbaridades que elevan a El Mundo Today a nivel de prensa seria, algunas de ellas yo creo que incluso punibles penalmente- un titular sobre el caso Prestige que me ha revuelto las tripas:

“Queda al desnudo lo que fue una manipulación gigantesca”

Esto lo dice el Sr(?) Aznar sobre la supuesta manipulación del caso por la oposición y la plataforma Nunca Máis. Yo me cago en tos sus muertos, ¿manipulación?¿las más de 70.000 tm de fuel (no crudo, FUEL, muchísimo más contaminante que el petróleo) fueron una manipulación? ¿las cacerías durante los momentos decisivos de la mayor catástrofe ambiental de este país fueron una manipulación? ¿los hilillosh de plashtilina fueron una manipulación?

No voy a seguir porque creo que Sir Negroso en la entrada La Negra Sombra del Prestige expresa muy bien lo que todos los seres racionales, Gallegos o no, sentimos. Os dejo a continuación un artículo de Perez-Reverte publicado en  El Semanal, 2 de febrero de 2003.

Gallegos

Tengo en casa un antiguo álbum de Castelao: cuarenta y nueve láminas en folio, cada una con su leyenda. Nos, se llama. Nosotros. Los dibujos son de hace casi un siglo: viñetas de la vida gallega campesina y marinera, nacidas como consecuencia de las huelgas de la época, las matanzas de labriegos y el caciquismo. Imágenes y textos tan pesimistas y terribles que, en palabras del autor, queman como un rayo de sol a través de una lupa.

De vez en cuando le echo un vistazo a ese álbum, por la belleza de sus estampas y por el conmovedor sentido de sus textos. La lámina número 9 muestra a una pobre aldeana que carga un ataúd rotulado Ley mientras dice: ¡Canto pesa e como fede! («Cuánto pesa, y cómo apesta»). En la número 16, un niño pobre le dice a otro: O que sinto eu é que algún que maltratou a miña naí morra denantes de que eu chegue a hombre («Lo que siento es que alguno que maltrató a mi madre muera antes de que yo llegue a hombre»). Y en la 37, un campesino comenta, hablando de sus rapaces: Téñoche un tan listo que ten quince anos e xa non cre en Deus («Tengo uno tan listo que tiene quince años y ya no cree en Dios»). Hay otras láminas irónicas y terribles, incluida una que me remueve por dentro cada vez que la miro: Eu non quería morrer alá. ¿Sabe, miña naí? En ella, ante una pobre mujer resignada, bajo un crucifijo y una mesa con medicinas, un demacrado emigrante agoniza diciendo: «Yo no quería morirme allá. ¿Sabe, madre mía?».

Gallegos. Ahora, con la historia del Prestige, he vuelto a sentarme a pasar las páginas de Nos. Ya no es, por supuesto, aquella Galicia donde el pobre anciano daba su hijo para Cuba y su nieto para Melilla, y luego perdía la mísera choza por no poder pagar los impuestos. Sin embargo, quedan ecos. Aunque ese ángulo de España es moderno y mira al futuro, aún conserva desdichados aires de lo que, habiendo cambiado, nunca llegó a cambiar del todo: el lastre del caciquismo, la injusticia y el olvido. Pensé mucho en eso estos días, viendo a los gallegos en la tele, oyéndolos hablar en la radio con la amarga y sabia gravedad de quien lo tiene todo muy claro. Conscientes, desde los tiempos de Castelao y desde mucho antes, de que as sardiñas volverían se os Gobernos quixesen; pero los Gobiernos, o no quieren, o hasta ahora les importaron las sardinas un carajo. Por eso, cuando el enemigo asomó frente a la Costa de la Muerte en forma de mancha de fuel los gallegos, en vez de mirar a Madrid y llorar cruzados de brazos esperando soluciones o milagros, salieron a pelear, estoicos, que no resignados -sólo algunos políticos idiotas confunden una cosa y otra-, sabiendo desde el principio que iban a hacerlo, como siempre, solos. Con silencios, dignidad y coraje. A reñirle a la vid ese duro combate en el que son expertos desde hace siglos, dejándose la piel en las playas y en el mar. Luego vino la hermosa solidaridad de otros lugares y gentes de España; y al cabo, la lenta y torpe reacción oficial. Pero eso fue después. Al principio, cuando se lanzaron a la lucha, los gallegos ni pedían, ni esperaban. Sólo contaban con sus pobres medios. Y con sus cojones.

Es la lección admirable de esta tragedia: la extrema dignidad gallega incluso en el caos de principio, cuando la incompetencia oficial y la desesperanza. No queremos limosnas, sino ayuda, repetían. Que las marquesas del Rastrillo se metan los juguetes de reyes donde les quepan que quede claro que la pasta recaudada por ésto o aquéllos es para pagarse sus banderitas, y no cosa nuestra. Aquí no hace falta caridad, porque tenemos manos y cabeza. Lo que necesitamos son medios técnicos y vergüenza por parte de la Xunta, del Gobierno y de la puta que los parió. Y oyéndolos, viéndolos organizarse y actuar con sus barcos y los artilugios fruto de su ingenio, encima irse a Francia a explicar a los gabacho que la marea negra no había que esperarla en la costa, sino ir a su encuentro con decisión y combatirla en alta mar, me estremecí de admiración, y orgullo confirmando en sus palabras, en sus rostros curtidos y duros, en la firmeza de las mujeres que chapoteaban entre el fango de las playas, que habrían peleado igual aunque hubiesen estado solos, porque lo estuvieron siempre, y tienen costumbre. Así que, a partir de ahora, más vale que los Gobiernos se espabilen con las sardinas. Las cosas han cambiado desde aquel En Galiza non se pide nada. Emígrase, de Castelao. Mucho ojo. La nueva leyenda se la han ganado pulso dando ejemplo a toda España, y es otra: “En Galicia no se pide nada. Se lucha”.”

 

 

Sir Cremoso

Anuncios

“Este Gobierno no quiere ni sol ni viento”

He aquí el título de un intresante artículo que nos ha mandado  Sir the filibuster. Pinchando en la foto iréis a la fuente.

e.erde

El artículo básicamente habla del polémico tema suscitado por el gobierno de patraña que tenemos, con las energías renovables. Destacamos del artículo estos 2 párrafos. Seguir leyendo ““Este Gobierno no quiere ni sol ni viento””

Capitalismo: Una historia de amor

Remember que nos manda Sir Sexpot. Nunca está de más recordar este tipo de cositas que han pasado, que pasan y que seguirán pasando. Así que, aprovechad que es fin de semana, y a pesar de que el docu es largo, merece mucho la pena.

Sir Verdoso

Indefensión aprendida

En mi buceo procrastinador matutino en busca de noticias frescas y tontunas varias me he encontrado con una entrada realmente interesante; finofilipino.org  enlaza esta imprescindible entrada de Diseño Social .

Resulta que todo aquello que muchos observamos y sentimos tiene un nombre y está perfectamente orquestado.  Parece ser que la oligarquía económico-política aprendió bien la lección de la Santa Madre Iglesia, y nos adoctrina incluso mejor que la curia en el “pon la otra mejilla”.  Os dejo el primer vídeo de la entrada por si todavía no he despertado vuestra curiosidad, pero no dejéis de leer el artículo completo.

También os dejo y recomiendo el documental La doctrina del shock

Sir Sepioso & Sir Cremoso

Periodismo para todos

Ayer conocí a un argentino y entre otras cosas hablamos de cómo estaban nuestros respectivos países política, social y económicamente. Me he llevado una gran sorpresa al escuchar algunas cosas que pasan en  Argentina, puesto que según me ha contado su nivel de corrupción y mamoneo es incluso mayor que el de nuestro país. Me recomendó encarecidamente que viese este programa que os enlazo a continuación.

Se llama Periodismo para todos y su capitán es Jorge Lanata. Su función transmitir todas las semanas todos los escándalos que suceden en Argentina. El capítulo que os he puesto es el primero del año 2013, pero podéis ver capítulos pasados y más recientes en la web oficial del El trece argentino. Este hombre es algo así como el Follonero, pero me da a mi que en este país tiene mucha más mierda que sacar, si cabe…

Cuidado con lo que comes: Documental El negocio de los transgénicos

El documental  que aparecía en  la entrada de Sir Verdoso titulada “Comida Basura” está incompleto, pero donde terminaba aquél perfectamente podría empezar te que os dejo. Lo vi hace algún tiempo y  me pareció tremendamente ilustrativo. Además me dio un argumento más en contra de los transgénicos. No es que me oponga a la manipulación genética en la investigación, pero creo que como tantas otras veces nos estamos equivocando al implementar a la vida cotidiana los avances tecnológicos demasiado pronto, sin sopesar los riesgos que pueden acarrear. Creo que una vez más el bicho que se autodenomina como único ser racional del planeta y que se vanagloria de ello, actúa con la irresponsabilidad de una ameba. Pero claro, esto sólo es una opinión; espero las vuestras.

Noticia y Metáfora

Eldiario.es, 21/03/2013

“El Partido Popular no va a aportar la información sobre sus cuentas, operaciones bancarias y donativos que ha solicitado la Audiencia Nacional. El PP se va a negar a dar esos datos tanto a Pablo Ruz como a Javier Gómez Bermúdez, los dos jueces que hoy investigan los papeles de Bárcenas. A pesar de que hoy vence el plazo que dio Ruz la semana pasada para que aportase sus cuentas desde 1990, el PP no va a cumplir con ese mandato, según han confirmado a eldiario.es fuentes del partido.”

Aquí la noticia completa

y aquí la metáfora.

Está todo dicho.

Todo ello gracias a Sir Chetao y Fino.