Anakin y el lado oscuro

Vamos a ver una cosa que me entere yo. A mí no me vengas con que el lado oscuro es muy malo y todo ese rollo, me tienes que que perdonar pero comprendo totalmente a Anakin y empatizo totalmente con él. Como sabrás si has visto las pelis de la Guerra de las Galaxias, Darth Vader antes de pasarse al lado oscuro era un chico joven, dinámico, guapete y con un talento de la leche, pero por cosas de la vida pues se pasó al lado de los malos malotes. Ahora bien, esta breve reflexión la hago en “voz alta” y para quedarme yo más a gusto que un arbusto y así la siguiente vez que veas alguna de las películas no veas a ese tipo enorme con voz de Constantino Romero tan malo malísimo como te lo ponen, creo que cualquier persona normal se habría pasado al lado oscuro ese. Me explico. Almendras.

Para empezar el joven Anakin Skywalker (Darth Vader en el lado bonito de la vida) es un niño, sin padre, que vive en un desierto, el cual está gobernado por un mafioso gordo come ratas. No solamente eso, el pobre Skywalker es esclavo de un macaco feo, cuatro alas, que lo explota a muerte (por algo es esclavo) y aun por encima apuesta en contra del pobre chavalín en las carreras. Una infancia cojonuda. Por lo menos vivía en una casa decente y no usaba el látigo, lo cual no está tan mal para un esclavo.

Después viene un Jedi y descubre que es un superdotado, te libera y después este hombre tan majo, ese mismo que desafortunadamente no ha podido liberar a tu madre es asesinado dejándote con su simpático aprendiz (Obi Wan).

Pasa el tiempo, creces y te conviertes en la promesa de tu equipo, pero te discriminan un poquito por sus normas Jedi y porque creen que eres demasiado poderoso. Te has enamorado de una tipa que no puedes alcanzar, pero que al final, con un epic win te la pillas, pero claro no se lo puedes contar a nadie porque tu “religión” no te lo permite y porque ella está metida en política.

Pero la cosa no se queda aquí, ahora viene lo peor. Unos bandidos del desierto,cuando tu madre por fin era libre y estaba disfrutando de la vida, la secuestran y la torturan finamente. Sabes que va a morir porque tienes visiones y como no estás suficientemente puteado, justo cuando llegas a ella para salvarla, se muere precisamente en el momento en el que  la liberas y las tienes en tus brazos.

En tu “curro” los jefes te siguen puteando a muerte, dejas embarazada a tu mujer secreta y sabes que la va a diñar también porque así te lo dicen tus visiones. Te siguen puteando más y más. Al final tu mujer también la diña, tu maestro te descuartiza y deja que te abrases lentamente en una muerte no muy agradable (si bien es cierto que ahí ya se había pasado al lado de los malos, pero una cosa no quita la otra).

¿Me estás diciendo que si esto te pasa en la vida real, viene el gobernador y te ofrece un aumento de salario (más poder) y estar en el lugar que te corresponde y poder dar por culo a todos los que te han estado jodiendo toda tu miserable vida, así como salvar al amor de tu vida tú no lo aceptarías?

Yo te digo que lo acepto y lo primero que hago con la estrella de la muerte es bajarme Tatooine con Java y todo su asqueroso séquito de puteros, esclavistas, ludópatas y borrachos primero. Me tengo que bajar a Yoda, eso no mola, pero a los demás los frío a rayos 100%. Yo me paso al lado oscuro.

El Camino del Biólogo

Existen muchos caminos en la vida. El mío es el camino del biólogo y voy a lanzar al aire una breve reflexión. Como todas las opiniones, es posible que cause el descontento de muchos y el asenso de unos pocos, en ningún momento pretendo ofender ni faltar al respeto a ningún profesional, aunque hay muchos que se lo merezcan por capullos. Por lo tanto futuros estudiantes, matriculados, licenciados, doctores y profesores de biología, esta entrada está dedicada especialmente para ustedes. Me parece estupendo que os guste, que os apasione nuestra carrera, pero hoy estoy aquí para intentar mostrar la cara más oscura de esta profesión.

Cuando eliges como carrera biología, empiezas muy ilusionado e iluso de ti, te ves en el futuro en una selva haciendo documentales a lo Félix Rodríguez de la Fuente o a lo David Attenborough. Te ves en un barco estudiando a los grandes cetáceos. Te ves salvando el Amazonas, protegiendo ecosistemas de las garras de multinacionales sin escrúpulos que devastan el planeta por cuatro perras. Algunos incluso se ven descubriendo la cura contra el cáncer o la malaria. Pues vete aterrizando para no pegarte el ostiazo.

Al empezar la carrera, ya en el primer año te vas a topar con el primer escollo. El año de la criba. Esto es, tus archienemigos, esas asignaturas que pensabas no volver a ver cuando dejaste el bachillerato. Matemáticas avanzadas, Física cuántica cuanto menos, Químicas, Estadísticas y todo ese rollo patatero. Es el año de la criba porque el porcentaje de peña que planta al ver semejante montón de porquería es muy alto. Pero eso no es todo. Aquí viene una de las movidas, que echando la vista atrás, más me toca las bowlings for colombine: Botánica. Una asignatura que nos podría ayudar a comprender la importancia de las plantas en el ecosistema y en nuestro día a día. Podrías salir al Campus en todas y cada una de las prácticas a identificar plantas y árboles (si bien es cierto que creo haber salido una vez). Te podrían enseñar un montón de cosas. ¿Y qué hacen? Te meten en un laboratorio con claves dicotómicas del año de la cachimba  y te obligan a chaparte los ciclos de los pinos. Resultado, un odio crónico de todos los biólogos por las plantas, exceptuando los cuatro gatos que nos especializamos en la rama. De todos modos, puesto que desconozco el programa de estudios actual voy a dejar de meter caña a algo que es parte del pasado pero que nunca dejará de joderme.

A pesar de todo esto, tú, decides seguir por el camino del biólogo, porque es tu objetivo y es el camino que has elegido. No será fácil, te compararán con la maldita Ana Obregón, pensarán que eres un perro flaútico amigo de las plantas que se fuman e incluso algunos casos extremos te dirán que los biólogos somos médicos fracasados. Tiene cojones el asunto.

el camino del biólogo

Pero a ti todo eso te da igual, sabes que es tu camino y estás dispuesto a soportar lo que sea con tal de conseguir tu objetivo. Es el modo en el que has elegido ganarte el pan en un futuro, así que lo único que pretendes es terminar la carrera. Pasarás por prácticas nefastas, asignaturas que mejor no recordarlas, profesores galácticos (en el peor sentido de la palabra) y profesores estelares (auténticos genios). Harás tus primeros pinitos en el laboratorio, seguramente te obligarán a contar chorradas o tendrás que hacer la misma tarea una y mil veces. No les interesa que pienses. Así seguirás hasta terminar la carrera, de la cual saldrás sin tener ni idea de nada ya sea porque no has pisado un aula, porque las prácticas han valido para más bien poco o porque te has dedicado a chapar como un loco durante un par de meses al año para vomitar esos conceptos en un examen, conceptos que olvidarás nada más salir por la puerta. Pero por si las moscas, cuando terminen los exámenes te cogerás tal cogorza que definitivamente eliminarás ese espacio en tu disco duro dejando sitio para septiembre o para el año que viene. Así pasarán tus maravillosos días de estudiante y digo lo de maravillosos de corazón. Sin lugar a dudas el momento más feliz de tu vida, ni ser padre, ni madre ni mariconadas de esas, mucho mejor la vida del estudiante.

Una vez terminado el periplo estudiantil empieza lo “bonito”. Si has elegido el camino del doctorado mucha suerte:

No es más que una extensión de la pesadilla, una prolongación de la agonía. Porque en mi generación diría que un altísimo porcentaje de colegas y conocidos se han decantado por el camino de la investigación. Os deseo lo mejor, de verdad, hay que ser muy valiente para seguir esta senda, es un camino muy largo y muy perro. Una vez finalizado el doctorado si pretendes quedarte en España de por vida espero que hayas trabajando como una bestia parda para ser el puto amo, que hayas hecho muchos contactos y que tengas mucha suerte. Estás jodido. Si por el contrario decides pirarte al extranjero pensando hacerte rico, porque has alcanzado la máxima cualificación académica posible, pues mala suerte atrrrrrruuuuuuássssss. Sueldo de caca, pocas vacaciones y a currar como un negro. En Canadá ganas más por hora cortando el césped que como posdoc y si te vas a currar al petróleo ya mejor ni hablar…

Si por el contrario has decidido salir del laboratorio porque lo odias, bienvenido a mi mundo. He terminado mis estudios en 2009, 5 años ya y no he tenido ni una mísera entrevista como biólogo (busco trabajo como mínimo una vez por semana desde que he terminado, independientemente de si estoy empleado o desempleado). Me refiero a un curro como biólogo de verdad, esto es, no relacionado con ventas. Ni una entrevista. 0. Ya no digo trabajo, digo: ENTREVISTA. Es muy serio el asunto, desconozco el número de CV y cartas que he podido mandar, pero más de 1000 seguro. ¿Hago algo mal? ¿Es que soy muy feo? ¿Sobrecualificado? ¿Sin experiencia? ¿Experiencia en qué hijos de puta?. Todas las respuestas son sí, menos la última que evidentemente es retórica.

Como conclusión la biología mola mazo, pero conseguir un chollo es muy jodido sigas el camino que sigas. ¿Por qué? Pues yo me imagino que porque somos demasiado guapos y sexys, pero eso es mi opinión. Lo que mucha gente piensa es que más bien España está gastando pasta en nuestra educación, genera biólogos, los lanza al mercado para después no invertir un puto pavo en investigación. Y no conformes con eso recortan en educación, de modo que opositar para profe se convierte en algo tremendamente complicado. Pues nada nos piramos a otro país para ser camaretas. ¡Bien España, bien, lo estás haciendo de puta madre!

Pero que sepáis que soy un puto martillo pilón y próximamente tengo pensado lanzar mis CV desde Canadá al resto del puto mundo y arre Dios que sea en donde sea, y aunque tenga que mandar un puto millón de currículos me van a dar trabajo como biólogo, porque ese es mi camino.

Sir Verdoso

La música que triunfa es UNA ÚNICA MALDITA CANCIÓN

Y me cago en la puta, seguimos y seguiremos comprándola, porque somos beceeeeeeeerros. Sir Negroso no lo entiende: Si eres fan de Kiko Rivera, Miley Cyrus, Imagine Dragons, Melendi… por mí puedes meterte tu opinión musical por el santo ojal.

En el vídeo que viene a continuación, los tipos cantan con CUATRO ACORDES!!!! 30 de las 100 canciones más escuchadas en Spotify (ese programilla en el que prácticamente puedes elegir toda la música of the world, pero vas tú y pones Melendi).

Es decir, que podemos escuchar lo que queremos, y escogemos semejante MONTÓN DE MIERDA!

Algún día os hablaré de Fito y Fitipaldis, o de cómo con 4 acordes y 1 estructura puedes crear una discografía entera!

Ahora que me ha dejado de leer la chusma, diré… menos mal que a vosotros os gustan las cosas… más para Sires 😉

Sir Negroso

El karma en Occidente

La RAE nos dice que el karma para algunas religiones de la India es la energía derivada de actos que condicionan cada una de las sucesivas reencarnaciones hasta que se alcanza la perfección. Es notable el aumento de la popularidad del término en el mundo occidental y cada vez más e independientemente de las creencias religiosas, se profesa una mayor preocupación por nuestro karma. La pregunta que me viene a la cabeza, es ¿por qué se ha vuelto tan popular el karma en occidente?

Para responder a esta pregunta, lo primero es comprender que el concepto de karma para Occidente no es el mismo que en Oriente, al menos en la gran mayoría de los casos. Conocemos la palabra, pero no tenemos ni idea de lo que significa, puesto que para nosotros es algo relacionado con el destino o algún tipo de justicia divina. La verdad es que el concepto mola y es muy positivo para lo sociedad en la que vivimos, pero mucho me temo que detrás del karma hay mucho más. Creo que una de las claves del éxito del término es la adaptación del concepto y que todo el mundo pueda comprenderlo fácilmente, mientras que el punto de vista hindú o budista (cada una con su interpretación) y los tipos de karma no importan, no son relevantes porque habría que informarse para comprender un poquito más allá y eso no es chachi, es aburrido y no tengo tiempo para chorradas espirituales.

Otra de las claves es la historia. Tanto las colonias francesas como las inglesas en Asia se han visto muy influenciadas por conceptos religiosos, sobre todo los provenientes del budismo e hinduísmo. Muy a pesar de los cristianos, allí “nuestra” religión no cuajó, le dieron una patada en el culo y le cerraron la puerta en las narices ¿quién quiere creer en el cielo cuando en mi religión me puedo reencarnar?

Además de la historia, sabemos que la gente famosa, por desgracia, tiene un papel fundamental en nuestra sociedad y no es lo mismo que este don nadie escriba estas palabras que lo haga un famosete de tres al cuarto. Si además eres una figura tan importante como Gandhi y todo el mundo sabe que eres un adepto a las doctrinas del karma y la reencarnación, es normal que el concepto tenga un mayor impacto. Lo cual sumado a canciones como Instant karma de John Lennon, hace que el término poco a poco vaya calando en la sociedad. Por supuesto si hablamos de karma en Occidente, es necesario mencionar la serie Me Llamo Earl cuya temática central gira en torno, precisamente, al karma.

karma en occidente

Fuente foto

Si juntamos todos estos factores, le unimos el tema del yoga, internet o el cine, obtenemos como resultado que todo el mundo sepa lo que es el karma.

A título personal no creo en espíritus ni religiones y como diría Indiana Jones “I don´t believe in magic, a lot of supersticious hocus pocus”. Pero creo que a día de hoy el término karma es un término muy favorable para el desarrollo de nuestra loca sociedad. Yo sí creo en el hecho de que las buenas acciones se verán recompensadas y no, no me refiero como buena acción comprarle cervezas a esos chavales menores de edad, eso no vale. Creo que con no andar jodiendo al prójimo es más que suficiente, así que, sin procurar dar lecciones a nadie, no hagas a los demás lo que no te gustaría que te hiciesen. Creo que es una idea cojonuda porque es a la vez egoísta y con un componente altruista fundamental y es precisamente éste el éxito del karma. Bueno y además porque se pueden hacer vídeos molones como este:

PD. Cuando digo que creo en el karma y todo ese rollo, pondría alguna excepción que caen por su propio peso. Por ejemplo ganar en cualquier tipo de competición, darle un par de ostias a quien se lo merezca o por supuesto el sexo anal… e internet, internet es la jungla y aquí todo está permitido.

Fuentes: Wikipedia, RAE, IMDB, About Hinduism

Sir Verdoso

“En Galicia no se pide nada. Se lucha.”

Hoy he leído en La Voz de Galicia -entre otras barbaridades que elevan a El Mundo Today a nivel de prensa seria, algunas de ellas yo creo que incluso punibles penalmente- un titular sobre el caso Prestige que me ha revuelto las tripas:

“Queda al desnudo lo que fue una manipulación gigantesca”

Esto lo dice el Sr(?) Aznar sobre la supuesta manipulación del caso por la oposición y la plataforma Nunca Máis. Yo me cago en tos sus muertos, ¿manipulación?¿las más de 70.000 tm de fuel (no crudo, FUEL, muchísimo más contaminante que el petróleo) fueron una manipulación? ¿las cacerías durante los momentos decisivos de la mayor catástrofe ambiental de este país fueron una manipulación? ¿los hilillosh de plashtilina fueron una manipulación?

No voy a seguir porque creo que Sir Negroso en la entrada La Negra Sombra del Prestige expresa muy bien lo que todos los seres racionales, Gallegos o no, sentimos. Os dejo a continuación un artículo de Perez-Reverte publicado en  El Semanal, 2 de febrero de 2003.

Gallegos

Tengo en casa un antiguo álbum de Castelao: cuarenta y nueve láminas en folio, cada una con su leyenda. Nos, se llama. Nosotros. Los dibujos son de hace casi un siglo: viñetas de la vida gallega campesina y marinera, nacidas como consecuencia de las huelgas de la época, las matanzas de labriegos y el caciquismo. Imágenes y textos tan pesimistas y terribles que, en palabras del autor, queman como un rayo de sol a través de una lupa.

De vez en cuando le echo un vistazo a ese álbum, por la belleza de sus estampas y por el conmovedor sentido de sus textos. La lámina número 9 muestra a una pobre aldeana que carga un ataúd rotulado Ley mientras dice: ¡Canto pesa e como fede! («Cuánto pesa, y cómo apesta»). En la número 16, un niño pobre le dice a otro: O que sinto eu é que algún que maltratou a miña naí morra denantes de que eu chegue a hombre («Lo que siento es que alguno que maltrató a mi madre muera antes de que yo llegue a hombre»). Y en la 37, un campesino comenta, hablando de sus rapaces: Téñoche un tan listo que ten quince anos e xa non cre en Deus («Tengo uno tan listo que tiene quince años y ya no cree en Dios»). Hay otras láminas irónicas y terribles, incluida una que me remueve por dentro cada vez que la miro: Eu non quería morrer alá. ¿Sabe, miña naí? En ella, ante una pobre mujer resignada, bajo un crucifijo y una mesa con medicinas, un demacrado emigrante agoniza diciendo: «Yo no quería morirme allá. ¿Sabe, madre mía?».

Gallegos. Ahora, con la historia del Prestige, he vuelto a sentarme a pasar las páginas de Nos. Ya no es, por supuesto, aquella Galicia donde el pobre anciano daba su hijo para Cuba y su nieto para Melilla, y luego perdía la mísera choza por no poder pagar los impuestos. Sin embargo, quedan ecos. Aunque ese ángulo de España es moderno y mira al futuro, aún conserva desdichados aires de lo que, habiendo cambiado, nunca llegó a cambiar del todo: el lastre del caciquismo, la injusticia y el olvido. Pensé mucho en eso estos días, viendo a los gallegos en la tele, oyéndolos hablar en la radio con la amarga y sabia gravedad de quien lo tiene todo muy claro. Conscientes, desde los tiempos de Castelao y desde mucho antes, de que as sardiñas volverían se os Gobernos quixesen; pero los Gobiernos, o no quieren, o hasta ahora les importaron las sardinas un carajo. Por eso, cuando el enemigo asomó frente a la Costa de la Muerte en forma de mancha de fuel los gallegos, en vez de mirar a Madrid y llorar cruzados de brazos esperando soluciones o milagros, salieron a pelear, estoicos, que no resignados -sólo algunos políticos idiotas confunden una cosa y otra-, sabiendo desde el principio que iban a hacerlo, como siempre, solos. Con silencios, dignidad y coraje. A reñirle a la vid ese duro combate en el que son expertos desde hace siglos, dejándose la piel en las playas y en el mar. Luego vino la hermosa solidaridad de otros lugares y gentes de España; y al cabo, la lenta y torpe reacción oficial. Pero eso fue después. Al principio, cuando se lanzaron a la lucha, los gallegos ni pedían, ni esperaban. Sólo contaban con sus pobres medios. Y con sus cojones.

Es la lección admirable de esta tragedia: la extrema dignidad gallega incluso en el caos de principio, cuando la incompetencia oficial y la desesperanza. No queremos limosnas, sino ayuda, repetían. Que las marquesas del Rastrillo se metan los juguetes de reyes donde les quepan que quede claro que la pasta recaudada por ésto o aquéllos es para pagarse sus banderitas, y no cosa nuestra. Aquí no hace falta caridad, porque tenemos manos y cabeza. Lo que necesitamos son medios técnicos y vergüenza por parte de la Xunta, del Gobierno y de la puta que los parió. Y oyéndolos, viéndolos organizarse y actuar con sus barcos y los artilugios fruto de su ingenio, encima irse a Francia a explicar a los gabacho que la marea negra no había que esperarla en la costa, sino ir a su encuentro con decisión y combatirla en alta mar, me estremecí de admiración, y orgullo confirmando en sus palabras, en sus rostros curtidos y duros, en la firmeza de las mujeres que chapoteaban entre el fango de las playas, que habrían peleado igual aunque hubiesen estado solos, porque lo estuvieron siempre, y tienen costumbre. Así que, a partir de ahora, más vale que los Gobiernos se espabilen con las sardinas. Las cosas han cambiado desde aquel En Galiza non se pide nada. Emígrase, de Castelao. Mucho ojo. La nueva leyenda se la han ganado pulso dando ejemplo a toda España, y es otra: “En Galicia no se pide nada. Se lucha”.”

 

 

Sir Cremoso

La Negra Sombra del Prestige

prestige

El corazón me pide escribir esto en gallego, pero siendo consciente de que puedo llegar a más personas, disculpadme si hago mi reflexión en castellano.

Pienso que te has ido, Negra Sombra. Pienso que sólo eres un mal recuerdo, un caso tapado por el tiempo. Siempre pienso: Ya no está en mis manos. He hecho lo que he podido en su momento. He ido a limpiar hilillos de chapapote, junto a muchos otros…y limpiarlos nos ha costado tiempo, esfuerzo… y quizás salud. Por ayudar a nuestra tierra, hemos ayudado a los que con impunidad e injustamente se dedican a destruirla. Y nuestra tierra somos las personas también. Hemos limpiado la negra sombra que manchaba la costa, limpiando también de paso las almas que negligentemente actuaron, y mirad lo que hemos conseguido. Los hemos elevado a lo más alto.

Y cuando pienso que se ha ido, se vuelve y me hace burla. En mi cara. La segunda burla, hace años, “sorprendido” por el resultado de las elecciones locales justo después del “accidente”. He empezado por el segundo, sí, que es consecuencia del primero. Ver a los de la gaviota salir triunfantes en las zonas afectadas y alrededores, después de aquello… hace que mi fe en el ciudadano descienda. Y todo se debe a la primera burla de la Negra Sombra. Un zas! en toda la boca en aquella mañana de paleta, cepillo, cubo, mascarilla y mono blanco. Dirigiéndome a la zona que se nos había asignado, había un pescador, cuya riqueza se había visto arruinada con la destrucción del mar… o no, porque sentado en una silla de madera en el porche de su casa, al pasar nosotros, soltó: “Aquí vienen los de la ciudad a limpiar”, poniendo voz de refinolismo. Su riqueza no se había perdido. Ni siquiera había disminuido. Comprado con dinero, no le interesaba arrimar el hombro para recuperar su medio de vida. Con el Prestige vivía mejor. Y he limpiado su alma. Y él ha redimido a los que le quitaron su pescado de cada día y a cambio le han dado uno más fácil, multiplicando panes y peces. Un milagro… que desencadena la segunda burla.

Y ahora, la tercera. La del “aquí no ha pasado nada”. Quieren borrar todo rastro, y lo hacen descaradamente. Como habitualmente sucede, el capitalismo extremo está haciendo que la justicia se venda como si de fiambre se tratase en una carnicería. Si tienes dinero, compras ibérico. Si no, chopped del malo. Y te jodes.

Un atentado ecológico queda sin responsables, mientras te están diciendo que autoabastecerse de energía limpia solar es ilegal, y que sin orden judicial pueden venir a comprobarlo. Y ahí seguro que te empapelan. Pero, ante eso…¿qué son unos hilillos? Nada, para la (in)justicia.

Y mientras esto siga así, mientras la causa no tenga efecto, vendrán otras Negras Sombras. Y no nos abandonarán nunca.

Sir Negroso

P.D.: Las opiniones siempre son muy personales. Igual que los sentimientos.

Las Cosechas del Futuro

Me gustaría compartir con vosotros este pedazo de documental. Concierne no solamente a todos aquellos que os interese la agricultura, sino que afecta a todos por igual, puesto que todos vivimos en el mismo mundo y absolutamente todos dependemos de la agricultura. No es ningún documental para hippies ecólogos anti transgénicos y todo ese rollo, olvidaros de eso. El vídeo nos enseñará como otro modelo de agricultura es totalmente posible, siendo incluso, mucho más factible que el modelo instaurado actualmente, que pronto acabará con nuestra salud y nuestro planeta para que unos pocos llenen sus asquerosos bolsillos.

Seguir leyendo “Las Cosechas del Futuro”

Para los que no lo hayáis visto…

Quizás porque opino que con quién se debe ser más crítico es con uno mismo, suelo ser tocanarices con aquellos que me son afines. Las posturas muy distantes de la mía me suelen parecer fácilmente desmontables – si no las adoptaría- así que me gusta buscar los puntos débiles de las ideas u opiniones semejantes a la mía, y eso suelo hacer con el programa de Salvados. Normalmente no me suele costar encontrar tres o cuatro cosas criticables (para mí). Esta vez me resultó casi imposible.

Pinchad en la imagen si os apetece verlo.

¿La vida sigue igual?

Sir Cremoso

“Este Gobierno no quiere ni sol ni viento”

He aquí el título de un intresante artículo que nos ha mandado  Sir the filibuster. Pinchando en la foto iréis a la fuente.

e.erde

El artículo básicamente habla del polémico tema suscitado por el gobierno de patraña que tenemos, con las energías renovables. Destacamos del artículo estos 2 párrafos. Seguir leyendo ““Este Gobierno no quiere ni sol ni viento””

Señores políticos

No queremos políticos con trajes,

No queremos políticos ricos,

No queremos políticos que no sepan lo que quieren,

No queremos políticos en casas para ricos,

No queremos marionetas,

No queremos que nos mintáis,

No queremos que nos tratéis como si fuésemos estúpidos,

No queremos que seáis unos vendidos,

No queremos que gastéis NUESTRO dinero en MIERDA.

Queremos gente normal, gente del pueblo en el poder

Queremos que nos representéis,

Queremos políticos, no una clase política,

Queremos gente normal en el poder,

Queremos que miréis por el bien de la mayoría,

Queremos que se antepongan los intereses del pueblo por encima de quién tiene el dinero,

Queremos que se nos trate con dignidad y transparencia,

Queremos, sobre todo gente HONRADA, que quiera sea inteligente, buen líder y sobre todo que no lo haga por el dinero o por interés, si no porque realmente quiere representar a nuestro pueblo.

Juego de Sires

Plantas prohibidas

Fuente: Fino

Me gusta muchas cosas que dice, resumiendo comentaré que estoy completamente de acuerdo con las propiedades curativas de las plantas y del temor que las  empresas farmacéuticas tienen. Las plantas son la leche, el problema es $$$$$$$.

Lo que no me gusta tanto es la crítica salvaje de la investigación en las universidades (no todas las investigaciones están subvencionadas por empresas privadas, mucho ojo con eso, de lo contrario todos mis colegas deberían estar cobrando una buena pasta por sus estudios y estarían sometidos a más estrés si cabe) y que después ande citando a profesores universitarios para respaldar sus argumentos…

Tengo ganas de leer el libro que recomienda “Salud de la botica del señor” de María Treben. Esperamos poder hacer una entrada en el futuro comentándolo.

 

Sir Verdoso